Los sindicatos presentes en la Mesa Sectorial de Sanidad -CC.OO., UGT, Amyts, Satse y CSIT- han trasladado a la Consejería del ramo su “rechazo frontal” al último borrador presentado por el departamento del denominado Plan de Mejora Integral de la Atención Primaria en la región, que contempla una inversión para los dos próximos años de unos 200 millones de euros.

“Es anecdótica y no real respecto a las necesidades de los centros de salud”, señalan en un comunicado conjunto, en el que cifran en más de 1.175 millones de euros las necesidades de inversión.

En concreto, el presupuesto anual destinado a Atención Primaria es de 872 millones de euros, un 10,9% del gasto sanitario público y para alcanzar la media de inversión actual de las Comunidades Autónomas, fijada en un 14%, en este presupuesto deberían incrementarse 275 millones de euros y en más de 1.175 para lograr el 25% recomendado. Así, reclaman el compromiso formal de un incremento progresivo para alcanzar el 14% en 2022, el 20% en 2023, y al menos el 25% en el 2024.

En esta línea, han recordado que la Comunidad es una de las regiones que menos invierte en este nivel asistencial cuando “ha recibido más 3.300 millones de euros del fondo Covid-19 del Gobierno central, está a la espera de recibir otra importante transferencia de fondos finalistas y, además, el Ministerio ha anunciado más de 1.000 millones de euros para reforzar la Atención Primaria en el conjunto de las Comunidades Autónomas”.

RECURSOS HUMANOS

Otro punto que genera una división frontal es el punto relativo a Recursos Humanos, dotada con 80 millones de euros y que contempla la creación de 1.200 plazas de distintas categorías y compensaciones retributivas para los profesionales de centros de salud, consultorios locales y servicios de atención rural (SAR), según las características y la complejidad de la actividad.

En este sentido, las organizaciones sindicales consideran que esta cifra de nuevas plazas es claramente insuficiente, ya que no cubriría ni un tercio del déficit de plantilla actual, que precisaría de 4.000 nuevas contrataciones en el próximo quinquenio, y requeriría al menos una inversión de 200 euros anuales.

En concreto, coinciden en la necesidad de incrementar la plantilla actual en más de 2.500 profesionales en uno o dos años y otros 1.500 más en los próximos 3-5 años, para compensar los puestos de trabajos no repuestos, así como las jubilaciones. Por lo tanto, han defendido que el incremento de presupuesto estimado para corregir el déficit de plantillas debe ser de, al menos, 200 millones de euros anuales.

INFRAESTRUCTURAS

También han recibido con recelo por considerar insuficiente la partida destinada a infraestructuras que, según el Gobierno regional, plantea 100 millones de euros para la construcción de nuevos dispositivos, obras de mejora y reformas de los ya existentes.

Los sindicatos han calificado de “burla” que para la construcción de nuevos centros de salud, la Consejería afirme que hay disponibles 30 millones de euros en ejecución y otros 62 millones en tramitación para contratación cuando “la mayoría de los centros de salud en construcción, y una parte de los pendientes de contratación, llevan años e, incluso décadas, anunciados en planes previos, sin que hayan sido ejecutados todavía, por la desidia de los Gobiernos de la Comunidad de Madrid”.

En la misma línea, han censurado que el Ejecutivo regional contemple 8.652.791 euros para mejora, remodelación y modernización de las infraestructuras en centros de salud en dos años, una cifra “insuficiente para acometer el conjunto de las reformas urgentes y necesarias en muchos de ellos y no se contemplan los alquileres que se pagan, aunque muchos centros se encuentren en espacios insalubres”.