La Comunidad de Madrid equiparará las retribuciones de los profesionales especialistas de Atención Primaria (medicina de familia y pediatría) y del SUMMA 112 con las de los facultativos especialistas de Atención Hospitalaria. El nuevo plan contará, con una dotación presupuestaria a partir de octubre y para los próximos tres años de 82,67 millones de euros, e incluirá además la creación de nuevas 571 plazas hasta 2022.

Esta medida beneficiará de forma lineal a unos 5.000 trabajadores y supondrá un incremento salarial anual de 5.757 euros, según ha informado el Gobierno regional en un comunicado.

La presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, ha presentado a los representantes de la Mesa Sectorial de Sanidad (CC.OO., UGT, AMYTS, SATSE y CSIT) el Plan de Mejora Integral de la Atención Primaria para reforzar este ámbito clave en la lucha contra el Covid-19. Las propuestas presentadas se negociarán en dicha mesa.

El objetivo es “reconocer de forma remunerada el trabajo de sus profesionales y hacer de este escalón asistencial un espacio atractivo para los futuros médicos de familia, pediatras y enfermeras que están en formación”, explican desde la Comunidad.

La presidenta ha reconocido los problemas a los que se enfrentan estos profesionales, les ha trasladado su apoyo y su compromiso “de no solo llevar a cabo medidas a corto plazo, sino desarrollar una reforma a medio y largo plazo”. También han abordado la necesidad de trabajar en “sistemas de mejora del descanso de estos profesionales y de su conciliación laboral y familiar”.

PLAZAS

En los próximos tres ejercicios, el objetivo es crear 571 plazas. De ellas 150 se crearán en el año 2020; 265 en el año 2021 y 156 en el año 2022. La inversión de esta medida asciende a 24,3 millones de euros.

Asimismo, el Ejecutivo de Ayuso ha subrayado que “los turnos bisagra y deslizantes, consensuados e implementados desde hace varios años en los centros de salud, han sido recursos organizativos válidos para mantener la accesibilidad en un entorno de carencia de suplentes, sobre todo en los casos de cobertura de los permisos de reducción de jornada por guarda legal”.

Esto también promueve “la complementariedad de los profesionales, potencia el desarrollo de sus competencias y refuerza la autonomía de gestión del centro”. Por ello, el Plan propone avanzar en este modelo.