La bioquímica española Margarita Salas ha fallecido este jueves, 7 de noviembre, en Madrid a los 80 años de edad, según han confirmado desde Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que la han calificado como “una de las mayores científicas españolas del siglo XX”.

Salas (Canero, Asturias, 1938) fue investigadora del CSIC en el Centro de Biología Molecular ‘Severo Ochoa’, descubrió la ADN polimerasa del virus bacteriófago phi29, que tiene una aplicación crucial en biotecnología: permite amplificar el ADN de manera sencilla, rápida y fiable. Por ello se usa en medicina forense, oncología y arqueología, entre otras áreas. Esta tecnología ha sido además una de las patentes más rentables del CSIC.

Doctora en Ciencias (1963) por la Universidad Complutense de Madrid, hizo su Trabajo Postdoctoral (1964-1967) en el Departamento de Bioquímica de la Universidad de Nueva York con Severo Ochoa como director. Ha sido también profesora de Genética Molecular de la Facultad de Químicas de la Universidad Complutense (1968-1992), al igual que profesora de Investigación desde 1974 en el Centro de Biología Molecular ‘Severo Ochoa’ (CSIC-UAM) y Jefe de la línea ‘Replicación y Transcripción del DNA del bacteriófago 29’.

Salas fue miembro de la Organización Europea de Biología Molecular (EMBO, desde 1983), Academia Europaea (desde 1988), Academia Americana de Microbiología (desde 1996), Academia Europea de Ciencias y Artes (desde 1997) y Academia Americana de las Artes y de las Ciencias (desde 2005). Y presidenta del Instituto de España (1995-2003). Descanse en paz.