El cristal del coche de un vecino, partido por el impacto de una piedra

Los vecinos de Humanes de Madrid no aguantan más. Este fin de semana, en la zona centro (calle Madrid), se volvió a vivir una noche de ‘cristales rotos’, dado que varios vehículos aparcados amanecieron con los cristales rotos y los retrovisores partidos. Incluso algunos turismos, con las lunas rotas.

Igualmente, coches estacionados en la calle Formentera presentaban ruedas pinchadas, y algunos incluso con un aspecto de abandono. Una zona, la de Campohermoso, donde también han alertado de la presencia de ‘okupas’ en una nave abandonada.

Hace menos de un mes, esta situación se vivió en el descampado ubicado frente al Parque América, utilizado por los vecinos como zona de estacionamiento, y también con el mismo ‘modus operandi’, lo que ha llevado a los humanenses a hablar de “oleada de gamberros”, que se dedican a destrozar impunemente sus coches.

El alcalde está desbordado ante la inseguridad y la oposición, mientras, a por uvas

Los testimonios, fundamentalmente en grupos vecinales, no dejan lugar a la duda: la sensación de miedo e inseguridad recorre Humanes de Madrid de norte a sur, y de este a oeste. “Hoy me ha tocado a mi. No hay derecho. Primero el coche de mi hijo y ahora el mío. No hay patrulla que vigile de noche”, se quejaba este fin de semana un vecino, al que habían destrozado con una piedra el cristal de su turismo.

“A mi me reventaron la cerradura y me robaron el cassette y cosas personales”, alertaba otra vecina. “Tendríamos que manifestarnos por el aumento de la delincuencia y la suciedad en Humanes”, aseguraba seguidamente otro humanense.

LA OPOSICIÓN, A POR UVAS

La semana pasada arrancaron los exámenes para cubrir cuatro vacantes en la Policía Local, tras anunciarse estas plazas ahora hace más de un año. Un refuerzo, a todas luces, insuficiente.

El alcalde, José Antonio Sánchez, está desbordado y sigue empeñado en echar balones fuera, pidiendo un puesto de la Guardia Civil. Pero el municipio ya cuenta con un destacamento que comparte con Arroyomolinos, donde la seguridad tampoco es su fuerte, a tenor de los últimos datos publicado por el Ministerio del Interior.

Algunos vecinos ya han planteado la posibilidad de manifestarse ante el crecimiento de la delincuencia

Y mientras tanto, la oposición brilla por su ausencia en el municipio. El PSOE no presenta ninguna iniciativa en este aspecto, e incluso los vecinos han afeado a los socialistas, recientemente, que pasen por alto la inseguridad y se dediquen solamente a hablar de la Lotería de Navidad. Y Podemos y Ciudadanos, también desaparecidos.

“VOLVEMOS A LOS 80”

Paradójicamente, es el coordinador local de IU-Humanes y exconcejal, Víctor Pozo, quien sin ostentar representación, canaliza las quejas vecinales y cree que con estos actos violentos, en Humanes “volvemos a los 80”. Un Pozo que la semana pasada volvió a exigir más efectivos para Policía Local.