toros fuenlabrada

El Partido Animalista (PACMA) ha presentado ante la Consejería de Presidencia, Justicia y Portavocía del Gobierno de la Comunidad de Madrid una denuncia contra el alcalde de Fuenlabrada, Javier Ayala, y el resto de responsables de los encierros celebrados en la localidad por “graves irregularidades”.

Desde PACMA dicen que durante el primer encierro, que duró alrededor de tres horas, se hizo un “uso indiscriminado de varas eléctricas con reses extenuadas, deshidratadas y lesionadas”, además de “el ensogado de la res durante el encierro y la no presencia de los cabestros junto al toro”, tal y como marca el Decreto 112/1996, de 25 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Espectáculos Taurinos Populares de la Comunidad de Madrid.

“No cabe duda de que el alcalde de Fuenlabrada es el máximo responsable de las irregularidades cometidas”, dice Laura Duarte

El Partido Animalista también denuncia la “presencia de menores dentro del recorrido vallado del encierro en el intervalo tras el paso de un toro y hasta la salida del siguiente”. Además, argumentan que tampoco había puertas para sacar a las reses dañadas. Por todo eso, creen que las autoridades responsables “debían haber suspendido el encierro en lugar de permitir el ensogado de uno de los toros y el hostigamiento de otro”. Situaciones que desde el PACMA considera que pueden constituir infracciones administrativas graves o muy graves.

“No cabe duda de que el alcalde de Fuenlabrada es el máximo responsable de las irregularidades cometidas durante el encierro del 15 de septiembre en Fuenlabrada, por lo que esperamos que la Consejería de Presidencia de la Comunidad de Madrid incoe un procedimiento sancionador y obligue a la depuración de responsabilidades”, explica Laura Duarte, portavoz del PACMA, que le pide finalmente a Ayala que “se atreva a terminar con los festejos taurinos en su ciudad, ya que no es capaz de garantizar ni siquiera el cumplimiento de la ley”.

EL AYUNTAMIENTO DICE QUE HA CUMPLIDO LA LEY

Tras la denuncia, desde el Ayuntamiento de Fuenlabrada dicen que se ha cumplido escrupulosamente con lo dispuesto en el reglamento de festejos taurinos populares de la Comunidad de Madrid en lo concerniente a encierros y que “solamente hay que reseñar retrasos en el transcurso del encierro que tuvo lugar el día 15 de septiembre”.

En ese sentido, fuentes municipales recuerdan que “fue necesario un esfuerzo mayor para que uno de los animales acabase el recorrido”. Y “para ello hubo que sacar hasta en cinco ocasiones a los cabestros que acompañan a los toros y los dobladores debieron emplearse a fondo”.

“Es rotundamente falso que se haya permitido la presencia de menores en el recorrido”, dice el Ayuntamiento

Además, añaden que “la comisión en pleno, en presencia del Delegado gubernativo nombrado por la Comunidad de Madrid, decidió como medida última usar la maroma para sacar a los animales fuera del recorrido, con el objetivo de evitarle con ello un mayor sufrimiento”, algo previsto en el artículo, 33.2 del reglamento de festejos taurinos populares de la Comunidad de Madrid.

Por otro lado y en relación al vallado, “el mismo cumple de manera escrupulosa la normativa vigente, ya que de lo contrario no se permite la celebración del encierro”. Y finalmente, desde el Ayuntamiento de Fuenlabrada insisten en que “es rotundamente falso que se haya permitido la presencia de menores en el recorrido” y que la “policía procedió, como sucede en todas las ocasiones, a retirar del mismo a menores y personas ebrias”.