l portavoz de Más Madrid en la Asamblea, Pablo Gómez Perpinyà, ha tachado este martes de “pésima, caos, inepta y estridente” la gestión de la crisis del coronavirus y del primer año de legislatura del Gobierno regional, aludiendo la “vergüenza” que a su juicio sienten muchos españoles de este Ejecutivo fuera de Madrid.

El portavoz errejonista ha comenzado su discurso dando “un abrazo fraternal” a las víctimas del Covid-19 y a los trabajadores de los centros de salud, en los hospitales, en los colegios y en los institutos, “dejándose la piel por Madrid y por los madrileños”.

Para Perpinyà, el estado de la región hoy es “pésimo”. “No se puede decir otra cosa después de una primera ola del virus en la que murieron más de 15.000 madrileños, y enfrentándonos a una segunda ola en la que volvemos a ser epicentro europeo de contagios”, ha pronunciado.

LAS “CHAPUZAS” DE LA VUELTA AL COLEGIO

Perpinyá ha tildado de “desastre” la vuelta al colegio en la región. “Mientras otras comunidades tenían su plan en junio, ustedes presentaron el suyo en el tiempo de descuento. El resultado: que sus promesas están como el rey emérito, como desaparecidas”.

Así ha recalcado que “seguimos sin la totalidad de docentes prometidos, sin los dispositivos electrónicos, sin las aulas prefabricadas, ni los convenios con los ayuntamientos, sin las 150 contrataciones de personal de enfermería, sin los 1.117 profesores de refuerzo. Por no hablar del auténtico bochorno que montaron con las colas kilométricas de docentes”, ha afirmado.

MOCIÓN DE CENSURA

Por último, el diputado de Madrid ha lamentado que “ningún español siente como suyo el Madrid de Díaz Ayuso, nadie fuera de Madrid siente suyas las ocurrencias de su Gobierno, ni sus pataletas, ni su desprecio a los profesionales sanitarios”.

“Por eso hay una vacuna que los madrileños apremian tanto como la del Covid. La vacuna contra el sindiós de su Gobierno. Y para eso no hacen falta ni fases ni ensayos clínicos. Solo 67 votos. Y no le quepa duda de que haremos lo imposible porque esos votos lleguen y los madrileños puedan ver la luz al final del túnel”, ha concluido el político en su discurso.