El Ayuntamiento de Pinto ha recibido la comunicación de la Comunidad de Madrid de que por el momento no se va a sustituir la máquina de rayos-X que hay en el municipio y que lleva averiada desde junio de 2019.

Según fuentes municipales, la Consejería de Sanidad comunicó este martes a Alcaldía que al tratarse de una máquina antigua (30 años) no tiene reparación posible. Dado el trámite administrativo que esto supone, hasta que concluya el Estado de Alarma no se puede adquirir una nueva.

“Entendemos el colapso que pueda estar sufriendo la Consejería de Sanidad por la situación derivada del coronavirus, pero en Pinto necesitamos esta máquina ya”, ha dicho el alcalde, Diego Ortiz, que ha insistido en que “a pesar de querer hacerlo la ley no nos permitiría afrontar ni el gasto ni la reparación de este aparato porque es competencia de la Comunidad de Madrid”.

Además Ortiz recuerda que el decreto de ampliación del Estado de Alarma “permite a la Comunidad de Madrid comprar la máquina y contempla hacer este tipo de trámites siempre y cuando se apele a su carácter urgente“.

Así hace hincapié en que “este aparato cobra especial relevancia ya que una radiografía es una de las pruebas de control para detectar complicaciones iniciales a nivel pulmonar, como pudiera ser la neumonía ocasionada por coronavirus”.

Por lo que “al no disponer de ésta ni de hospital en Pinto, la única alternativa que tenemos es desplazarnos a los centros hospitalarios”. Lo que “en estos momentos esto supone contribuir al colapso de los hospitales”.

Al Cabo de la Calle ha preguntado a la Comunidad de Madrid sin que haya habido respuesta por el momento.

Sí en cambio el PP de Pinto ha avanzado este miércoles que el Gobierno regional invertirá en el municipio la cantidad de 155.000 euros. Una inversión que se encuentra dentro de los 23 millones de euros que el Ejecutivo autonómico repartirá a los 179 municipios de la región