El PP sigue su ofensiva contra los semáforos de la A-5. Quince alcaldes y portavoces del PP de sendos municipios del sur de Madrid han presentado este jueves un escrito ante el Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, en el que solicitan su “ayuda” para paralizar la puesta en marcha de semáforos en la A-5 en la entrada a la capital. Lo que han calificado de “un muro” y “una frontera” para impedir el paso de los vecinos de la corona metropolitana.

Tras presentar el escrito, el alcalde de Boadilla del Monte, Antonio González Terol, ha asegurado que estas medidas son “discriminatorias” y que además están “creando un freno, una barrera” para los vecinos “que generan riqueza, que acuden a trabajar, con negocios en Madrid, y que necesitan entrar por esa vía”.

Junto a él, alcaldes y portavoces del PP en la oposición de Alcorcón, Leganés, Fuenlabrada, El Álamo, Arroyomolinos, Getafe, Villaviciosa de Odón, Brunete, Sevilla La Nueva, Madrid, Móstoles, Humanes y Moraleja de Enmedio. “Representamos a centenares de ciudadanos, y no solo hemos venido a criticarlo, sino a proponer alternativas”.

SOTERRAMIENTO DE LA VÍA

Una de esas medidas pasa por el soterramiento de esta vía “a su paso por el distrito de Latina, o el tramo que engancha ya con Alcorcón”, según Terol. Una medida también defendida por el portavoz del PP de Fuenlabrada, Sergio López, que ha dicho que “el Ayuntamiento de Madrid tiene 1.000 millones de euros sin ejecutar” que podrían destinarse a este proyecto.

“Ningún alcalde ni alcaldesa, aunque sea de Podemos, tiene derecho a cerrar sus fronteras”, dice David Pérez

En este sentido, el alcalde de Alcorcón, David Pérez, ha afirmado que esta acción pretendía “defender” a estos quince municipios, a los que “se les pretende impedir el acceso a la capital”. “Se pretende establecer un muro, una frontera, para que no se pueda acceder”, ha criticado.

Pérez también ha apuntado que hay estudios en los que se señala que con estos semáforos aumentarán los atascos en la A-5 en un 350%. “Nos dice que no quieren que entremos en la capital, algo que va en contra de la Constitución y de los derechos de nuestros vecinos, porque los ciudadanos no van a Madrid por capricho, van por necesidad, y entendemos que se vulneran nuestros derechos“.

Tras esto, el regidor alfarero, ha insistido en que “ningún alcalde ni alcaldesa, aunque sea de Podemos, tiene derecho a cerrar sus fronteras”.

“COMPLICIDAD” DEL PSOE

Posteriormente en rueda de prensa, el portavoz del PP de Fuenlabrada, Sergio López, también presente en la Oficina del Defensor del Pueblo, ha criticado la “complicidad” del PSOE que, en el caso de Fuenlabrada, votó en contra de la moción presentada por su grupo para paralizar la instalación de semáforos y Madrid Central.

“Es una imposición ideológica de Manuela Carmena. Un proyecto de ‘antimovilidad’ que se ha hecho de manera improvisada y sin contar con las partes afectadas, y el PSOE se ha puesto de rodillas en una postura humillante ante la izquierda radical”, ha dicho López, que ha recordado que los socialistas “han tenido en su mano paralizar este desastre y no han querido”.

Finalmente, el portavoz de los populares fuenlabreños ha reconocido que el informe del Defensor del Pueblo “no es preceptivo, pero tiene un peso moral que nos permitirá seguir defendiendo la movilidad de más de un millón de ciudadanos del sur de Madrid”.