centro de salud pinto

El Sindicato de Enfermería de Madrid (SATSE) ha denunciado las elevadas temperaturas que se soportan en centros de salud de la región. Entre ellos, los de Griñón, Pinto y el Ciudad de Getafe, lo que está provocando problemas tanto para los trabajadores como los usuarios de estos centros.

“Cuando la temperatura interior se acerca a los 30 grados, la actividad asistencial se complica ya que esta situación no sólo es perjudicial para los profesionales sanitarios, que deben permanecer muchas horas con estas temperaturas elevadas, sino también para los propios usuarios ya que se incrementan las posibilidades de que se produzcan lipotimias, deshidrataciones o que se agraven las patologías que ya padecen”, explica Verónica Díaz Sánchez, responsable de Salud Laboral de SATSE Madrid.

Para Díaz Sánchez está demostrado que una temperatura por encima de los 30 grados tiene “efectos adversos sobre personas mayores, niños de corta edad, embarazadas y todos aquellos que sufran una cardiopatía o patologías renales”.

Por tal motivo, los delegados de Prevención de SATSE Madrid están recomendando a todas las trabajadoras que estén embarazadas o a aquellos que tengan una cardiopatía que acudan a sus Servicios de Prevención para denunciar el caso y, si se sienten mal, que pidan cesar la actividad hasta que bajen las temperaturas.

Además de Griñón, Pinto y Getafe, los problemas de las altas temperaturas en los centros de salud se extienden a otros de la región como Almendrales, Cármenes, Doctor Castroviejo, Mirasierra, Fuentelarreina, Reina Victoria, Presentación Sabio, Barcelona, La Princesa y Felipe II de Móstoles, Oión-Ibiza, Daroca, Barajas, Aquitania, Silvano, El Torito o La Ventilla; y en varios hospitales como el Virgen de la Poveda, Gregorio Marañón, Gómez Ulla y La Princesa.

“FALTA DE PLANIFICACIÓN E INVERSIÓN”

El Sindicato de Enfermería de Madrid reconoce que estas elevadas temperaturas son propias de la temporada y esperadas, pero eso sí, “no deberían afectar al correcto desempeño de una actividad asistencial”. De ahí que el problema resida en la “falta de mantenimiento, inversión y de planificación” que durante hace años lleva denunciando SATSE Madrid.

“No se revisan los aires acondicionados y cuando comienzan a funcionar, se estropean o directamente no se ponen en marcha lo que genera graves disfunciones en el trabajo diario”, apuntan desde el sindicato.

Esta no es la única denuncia planteada por SATSE en las últimas semanas. Y es que recientemente desde SATSE se alertó que “no hay profesionales de enfermería suficientes para sustituir a los que tienen que coger sus vacaciones en verano, ni para sustituir bajas”.

De hecho la situación es tan “desesperada” que la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha enviado un whatsapp donde “ruega a las enfermeras su colaboración para localizar a profesionales de Enfermería que estén dispuestos a trabajar, durante el verano, en las diferentes residencias gestionadas por el AMAS”, explican desde SATSE.