La Universidad Rey Juan Carlos (URJC) y el programa Celera han desarrollado un respirador de bajo coste con el nombre ‘The Open Ventilator’. Éste se puede reproducir a escala y con dos características fundamentales: “seguridad para el paciente y disponibilidad de componentes”.

El coste del respirador es inferior al de los respiradores actuales, cuyo precio varía desde los 5.000 a los 20.000 euros. The Open Ventilator puede ser producido en serie con las herramientas que se encuentran habitualmente en cualquier taller mecánico. No se precisa ni siquiera de impresión 3D. Además es un prototipo abierto, es decir, los planos y el software se comparten públicamente para que esté al alcance de cualquier país que lo necesite o lo pueda producir.

FABRICACIÓN EN SERIE EN LOS PRÓXIMOS DÍAS

Este ventilador médico podría empezar a fabricarse en serie en los próximos días a un precio muy reducido, ha insistido la URJC, que destaca que su producción en masa podría salvar vidas reduciendo drásticamente el número de personas que no pueden ser atendidas con los recursos disponibles.

Para su fabricación en serie es imprescindible que su uso sea aprobado por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios

Para ello es imprescindible que su uso sea aprobado por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios. Con ese fin se ha diseñado un ensayo clínico que podría empezar en los próximos días en un hospital de la Comunidad de Madrid.

Como fase previa al ensayo, ayer se realizaron con éxito las primeras pruebas necesarias para dar tanto seguridad al paciente como calidad y robustez al dispositivo. Tuvieron lugar en el animalario de la Facultad de Ciencias de la Salud, en el Campus de Alcorcón de la URJC.

El proyecto es idea de Javier González, egresado de la URJC en Ingeniería de Materiales, que también ha sido el responsable del diseño del respirador.

INGENIERÍA MÉDICA

Por parte de la Universidad ha participado un equipo formado por ingenieros de materiales, biomédicos, de robótica, tecnología electrónica y médicos. También ha intervenido un grupo de jóvenes con talento reunido por la aceleradora de ideas Celera y se ha implicado un equipo de expertos del Hospital 12 de Octubre.

“Este proyecto surge como respuesta a la ausencia de ventiladores en cuantía suficiente para atender a todos los afectados por la pandemia del Covid-19”, ha explicado González.

El responsable del equipo médico del proyecto, Javier Asensio, ha indicado que “este dispositivo permite regular la presión y el volumen respiratorios, mantener una presión positiva al final de la espiración y controlar los parámetros básicos para una adecuada ventilación mecánica”. Cuenta con las alarmas y sensores pertinentes para la correcta monitorización del paciente y del funcionamiento del sistema.