Tres contenedores han ardido en Moraleja de Enmedio tras haber sido depositados en ellos las brasas cenizas de las chimeneas. Una situación similar a la que se produjo en el municipio las pasadas Navidades.

Los hechos ocurrieron en la noche del 3 de marzo, cuando un contenedor de residuos, otro de cartón y otro de envases ardieron tras depositar en ellos los restos de chimeneas, según fuentes municipales.

“Este tipo de hechos suponen un perjuicio para todos por los gastos que ocasionan, ya que un contenedor de esa capacidad cuesta alrededor de 800 euros, y la movilización de recursos como es el caso de los Bomberos”, explican desde el Ayuntamiento de Moraleja de Enmedio.

Así el Consistorio hace un llamamiento a la ciudadanía, especialmente a los usuarios de este tipo de calefacción, para que “mantengan en sus domicilios durante más tiempo las brasas y cenizas para asegurar que se hayan apagado totalmente y así depositarlas con total seguridad en los contenedores de residuos”.