FLEX ha anunciado su intención de deslocalizar la producción que actualmente se está elaborando en el centro que tiene en Getafe y trasladarla en su totalidad a Portugal. Esto supone el despido colectivo de más de 60 personas con “edades y situaciones de difícil empleabilidad”, según Comisiones Obreras.

En este sentido, el sindicato ha rechazado esta decisión de FLEX “por las consecuencias que tiene, especialmente por las personas, y también por el deterioro que genera en la región”.

Para Comisiones Obreras, “buscar la rentabilidad por costes laborales más bajos nunca puede ser la solución a la competitividad, sino que esta ha de basarse en otros planteamientos más ambiciosos y sostenibles. Aprovechando la experiencia y el conocimiento de la plantilla en una empresa que lleva mucho tiempo operando en España y con unos resultados económicos muy favorables”.

En este sentido, insisten su “oposición frontal” contra esta decisión de la empresa y apuntan desde el sindicato que llevarán a cabo todas las acciones oportunas, en consenso con la plantilla, “para defender los puestos de trabajo”.