Un total de 91 vecinos de Fuenlabrada han dado positivo por coronavirus, de los 34.000 que se sometieron a los test realizados por la Comunidad de Madrid, en las cuatro zonas básicas de salud que sufrieron restricciones a la movilidad a finales de septiembre (Alicante, Francia, Cuzco y Panaderas).

Los test se han hecho entre el 14 de octubre y el 11 de noviembre, y el alcalde de Fuenlabrada, Javier Ayala, ha reconocido ante los medios de comunicación que el resultado de 91 positivos le “ha llamado la atención”. Aún así ha insistido en la necesidad de hacer test a todos los vecinos, si bien ha dado la “bienvenida” a los test hechos, si sirven para doblegar la curva de contagios.

Por otro lado, el alcalde ha defendido la inversión de 850.000 euros para adquirir filtros HEPA e instalarlos en los centros educativos. “Espero que la Comunidad de Madrid colabore dando luz verde a la instalación de estos aparatos, y no ponga trabas a acciones en favor de la salud”, ha destacado Ayala.

Bien es cierto, que la Comunidad de Madrid, de acuerdo a estudios científicos, ha facilitado a los centros educativos y ayuntamientos, un informe con instrucciones donde se recomienda la ventilación natural cruzada, (puertas y ventanas abiertas), la ventilación mecánica como segunda opción, si no se pudiera ventilar de forma natural, y la purificación del aire con filtros HEPA, en el caso de que no sea posible ni la primera ni la segunda opción, y siempre que estos sean debidamente instalados, pues se corre el riesgo de que actúen como propagadores del virus.

En este sentido, la portavoz del PP local, Noelia Nuñez, ha advertido que “los filtros que se podrán adquirir con esa subvención son domésticos y totalmente insuficientes para filtrar el aire de un aula”, recordando que la Comunidad de Madrid va a habilitar medidores de CO2 para calcular la calidad del aire en los centros.