El Juzgado de lo Contencioso Amdinistrativo número 3 de Madrid ha desestimado las alegaciones de la empresa que pretendía poner en funcionamiento una antena de telefonía en el Paseo del Carraperal (Griñón). Da la razón así al Ayuntamiento y condena en costas a la compañía, si bien la sentencia puede ser recurrida.

Hace aproximadamente un año se instaló una antena de 30 metros en una parcela de titularidad privada en el municipio y ante las quejas vecinales, el 29 de agosto de 2018, el Consistorio griñonense inicio una serie de expedientes administrativos para que la antena no funcionara y fuese desmantelada.

La empresa recurrió por vía administrativa. Recursos que fueron rechazados. Y al acudir a la vía legal, la compañía se ha llevado también la negativa por respuesta, al entender el Juzgado que “el entorno natural queda dañado, negativamente alterado y y desvirtuado por la antena de telefonía móvil”.

El alcalde Griñón, José María Porras, se ha felicitado por esta decisión judicial que “aunque no es el final del camino sí es una primera victoria”.