Una llamada de Ayuso lo cambia todo. Antonio Gonzalez Terol, de 44 años, diputado del PP en el Congreso, pone rumbo a la ciudad para ser el alcalde a partir de mayo de 2023.

Sobre sus espaldas: ingeniero superior industrial y doctor en Derecho, fue el alcalde de Boadilla del Monte siendo uno de los más votados en la Comunidad o su paso por las direcciones generales de Juventud y Asuntos Europeos y Cooperación. Experiencia que quiere traer ahora a la Alcaldía de la ciudad.

¿Después del célebre ‘Alcorconazo’, no sé si lo suyo es el ‘Terolazo’, porque nadie se lo esperaba. ¿Cómo se gesta su candidatura?
Es una propuesta de Isabel Díaz Ayuso, como presidenta del PP de Madrid. Me llama directamente y me propone recuperar la que yo creo que es la ciudad más importante del Sur de Madrid. Alcorcón ha llegado a tener gobiernos del PP y creemos que puede ser muy necesario cambiar las políticas que se llevan en este municipio, para mejorar la calidad de vida de los vecinos y se entiende que mi candidatura a este Ayuntamiento puede concitar el apoyo de los alcorconeros.

Se lo digo, porque usted era próximo a Casado, pero ahora que me dice esto, entiendo que se han limado asperezas.
A mi me nombró Isabel Díaz Ayuso. Cuento con su confianza, nos conocemos desde hace más de veinte años, cuando ambos nos afiliamos al PP y me siento plenamente integrado en su equipo.

En estos días en Alcorcón, ¿qué es lo que más le ha llamado la atención de la ciudad?
La falta de seguridad. Visitando estos días a los comerciantes me hablan de una creciente inseguridad, que les llegan a romper los cristales para robarles. Esto por desgracia sucede en distintos puntos y va in crescendo. Se han cuadruplicado las violaciones y eso a pesar de que el Gobierno municipal ‘archicacarea’ que este es un municipio violeta. Con lo cual habrá que preguntarles que es lo que entienden por municipio violeta.

Después me ha llamado la atención la suciedad en las paredes, grafitis en edificios públicos y privados, un mobiliario urbano descuidado. Dos problemas unánimes entre los vecinos.

¿Cómo se ataja la inseguridad desde el ámbito municipal?
Primero quiero decir que me comprometo a que voy a sacar la delincuencia de las calles de Alcorcón. Permisividad cero con la delincuencia. Para eso hay que aumentar la plantilla de Policía Local, que lleva ya demasiados años sin crecer, aunque ahora hay una nueva promoción.

Recuperaré la Policía Judicial, que fue retirada por Natalia de Andrés, y que posibilitó desactivar más de veinte puntos de venta de droga durante los gobiernos del PP. No sé si es que hay algún interés en que esos puntos vuelvan y si está asociado en los ajustes de cuentas que pueda haber entre bandas. En cualquier caso, quiero las drogas alejadas de Alcorcón.

También la propiedad privada. Aunque no hay casos notorios, queremos evitar que aquí se pueda hablar de casos de ocupación. Vamos a ser absolutos defensores de la propiedad privada por la vía de los hechos.

Asimismo, quiero poner un sistema de videovigilancia permitirla de Alcorcón para disuadir del robo de coches, controlar los accesos a la ciudad. Todo ello redunda en la mejora de la seguridad. También acordar con el Ministerio del Interior más recursos humanos y materiales de la Policía Nacional.

“Me produce vergüenza y estupor cómo la alcaldesa se agarra al sillón”

Mencionaba a la alcaldesa. ¿Qué le parece su condena?
Quizá es el asunto más preocupante en términos democráticos en un ayuntamiento, alguien que se agarra al sillón con una condena que le inhabilita para la gestión de bienes públicos y privados, por haber arruinado a la empresa municipal al enterrar cien millones de euros en el famoso CREAA. Me produce estupor y vergüenza.

Al mismo tiempo me llama la atención que sus socios, Podemos, Ganar Alcorcón en este caso, que durante muchos años decían venir a la política para defender la transparencia, limpieza y honestidad, y que la mera imputación tenía que suponer la dimisión. Mi pregunta es para ellos: ¿Qué supone entonces una condena de este tipo? Porque si el alcalde o alcaldesa fuera del PP ya le digo yo que le habrían forzado a dimitir.

La pregunta es: ¿Cuántos días le quedan a Natalia de Andrés de alcaldesa, si es que Ganar Alcorcón está dispuesto a cumplir su promesa de que su código ético impide gobernar con personas condenadas con asuntos relacionados con la corrupción, como este?

Me ha hablado del CREAA. ¿Ve viable el proyecto del Ministerio de Igualdad?
Vaya por delante que estoy de acuerdo con cualquier inversión que venga a Alcorcón y máxime si sirve para rehabilitar el CREAA, pero personalmente no me la creo. Dicen que estará terminado en diciembre de 2023. Me he afanado en buscar los pliegos para la redacción de este proyecto, para instalar el sistema ATENPRO, y no lo he encontrado.

Si no ha habido licitación para la redacción de un proyecto de rehabilitación, que normalmente llevaría seis meses, la adjudicación otros tres meses y la ejecución del proyecto de rehabilitación que menos que cuatro o cinco meses más. Si no hay proyecto, cómo van a poder decir que van a tener terminado un edificio en diciembre de 2023, si para que eso ocurra hay que tener proyecto, licitar la obra, adjudicarla y ejecutarla. Es mentira.

Se habla de 30 millones de euros. Mucha cantidad para mentir.
No quiero yo creerme, pero me creo, que nos están mintiendo tanto la ministra como el segundo teniente alcalde. A menos que me demuestren que hay un proyecto redactado es materialmente imposible que en diciembre de 2023 esté rehabilitado. Luego se está mintiendo y se está contando una futura posible inversión que, en el mejor de los casos, si hoy empezásemos a hacer el pliego hasta llegar a poner la última piedra tardaríamos toda una legislatura.

No hay proyecto, no hay nada más que un número pintado en un presupuesto donde se dice que se van a traer 30 millones de euros y se han ido el segundo teniente alcalde y la ministra a su despacho a decir que lo tienen ya y que poco menos que mañana se abre el CREAA. Eso es mentira.

Antes hablaba de la suciedad. ¿Qué hará en ESMASA?
Yo quiero una ciudad limpia, por tanto habrá más recursos, más dedicación, más tiempo. Necesitamos calles más limpias, paredes más limpias, edificios públicos sin grafitis. En definitiva, una ciudad de la que sentirse orgulloso. No entiendo la gestión pública de otra manera que contar con todos los recursos de que dispongamos y ampliarlos siempre y cuando sea posible.

«A mi me nombró Isabel Díaz Ayuso. Cuento con su confianza»

¿Y la situación de los trabajadores con discapacidad?
Respeto absoluto a las decisiones judiciales que puedan dirimirse de tipo laboral. Pero de partida, mi defensa absoluta de la dignidad de una persona con capacidades diferentes, que puedan estar siendo atacados, denostados o humillados como parece ser que ha ocurrido en la empresa pública de limpieza. Casos como estos, conmigo de alcalde, no van a ocurrir. En Alcorcón va a haber pleno respeto a cualquier empleado púbico y, especialmente si tiene capacidades diferentes.

Imagino que tendrá previstas reuniones con todas las asociaciones de barrio.
Mi idea es reunirme con todos los que estén dispuestos a escucharme. Por ejemplo, en el Ensanche Sur no solo hablamos de un centro cultural, sino un centro deportivo y de salud, razonablemente reclamado a la Comunidad de Madrid y yo quiero estar con ellos. En Fuente Cisneros hay una solicitud histórica de duplicación por el colapso de tráfico que generan los dos colegios, por cierto, magníficos colegios y hay que ver las posibilidades técnicas. En Parque Lisboa tienen otras problemáticas. En definitiva, mi idea es escucharles activamente y después hacer mis propuestas.

Por otro lado, parece que arranca la ‘operación Campamento’. ¿En qué beneficiará esto a Alcorcón?
Bueno está por ver. El problema que tenemos es que se ha oído demasiadas veces, y se lo dice alguien que está de vicepresidente en la Comisión de Defensa del Congreso. Cuando lleguemos a ese río cruzaremos ese puente.

Pero si la ‘operación Campamento’ quiere triunfar tendrá que garantizar que no generará un colapso en las salidas y llegadas a Alcorcón. Mi papel estará en que ese crecimiento no perjudique y sí beneficie a los vecinos de Alcorcón. Si allí se sitúan no solo viviendas sino empresas es evidente que eso beneficiará a nuestros beneficios. Por tanto, yo lo que quiero son infraestructuras parejas al crecimiento que se va a hacer.

«Si la ‘operación Campamento’ quiere triunfar tendrá que garantizar que no generará un colapso en las salidas y llegadas a Alcorcón»

En cuanto a deportes, ¿es partidario de una concesión directa al ADA del uso del estadio?
Mire, lo que no se puede plantear son cánones imposibles a los clubes deportivos. A mis oídos ha llegado ya esos cánones que no se plantean en Fuenlabrada, en Leganés o en ningún otro sitio. Que parece que lejos de querer ayudar a un club parecen querer ahogarlo. Esto muestra una mala política en deportes, que se ha visto acrecentada con una pésima gestión de las inversiones relacionadas con el deporte.

El otro día fui a la puesta de largo del nuevo equipo femenino de Rugby y se me cayó el alma a los pies por el campo donde tuvieron que jugar. Es de la Universidad, pero se puede hacer un convenio con ellos. Yo cuando era alcalde de Boadilla, que creo que es un valor contrastable, hicimos esto.

Además, he conocido como aquí la piscina de verano se rehabilita en verano y la de invierno en invierno. Eso demuestra o estupidez, ineficacia o falta de preparación o las tres cosas. Es inadmisible dejar a los vecinos sin instalaciones simplemente porque no se sabe programar cuando se hacen y terminan las obras.

Creo que hay que hablar de nuevas infraestructuras deportivas, desarrollar el deporte base y estar al lado de nuestros clubes.

¿Tendrá la Cultura un papel fundamental en su Gobierno?
Absolutamente. La Cultura será uno de los ejes de acción de mi Gobierno y también Juventud. Le pongo un ejemplo: no puede ser que solo haya 600 alumnos en la Escuela de Música y el Conservatorio, cuando Boadilla del Monte tiene una Escuela de Música con más de 1.400 alumnos, y que la excusa sea: ‘Algún día en el CREAA’.