El uso del patrimonio fuenlabreño de nuevo en duda. Según documentación que obra en poder de Al Cabo de la Calle, el 4 de julio de 1989 el Ayuntamiento de Fuenlabrada y el Khalil Gibran suscribieron un convenio urbanístico sobre la transmisión de una parcela de 5.200 m2 para uso dotacional educativo privado y en la que se construyera un colegio de 2.160 m2. Todo ello por 9.721.000 de pesetas por los costes de urbanización soportados previamente por el Ayuntamiento (que no por el valor del suelo) y otros 2.700.000 de pesetas por la urbanización general exterior.

En total, los costes de urbanización ascendían a 12.421.000 de las antiguas pesetas que debería pagar la empresa gestora del Colegio privado Khalil Gibran, siendo el suelo sin urbanizar cedido gratuitamente por el Ayuntamiento mediante la firma de un convenio urbanístico.

“Lo único que pretendían las partes era transmitir una parcela municipal a un particular”, dice un informe del Departamento de Urbanismo

Tras la ratificación del convenio por el Pleno se pagarían 2.400.000 de pesetas y el resto hasta los 12.421.000 de pesetas en cómodos plazos, siendo el último a los 48 meses de la firma de la escritura. Es decir, que en el año 1994 debería estar todo pagado. Por otro lado en la escritura pública, firmada en 1990 por Manuel Robles en calidad de alcalde en funciones se recoge que la parcela es de 6.500 m2 (1.300 m2 más que la estipulada en el convenio urbanístico) y que se transmite a efectos fiscales por 9.721.000 de pesetas, cuando en el convenio el importe ascendía a 12.421.000 pesetas.

Los plazos de pago se incumplen y en 1996, dos años después de expirar el último plazo de abono, el Ayuntamiento de Fuenlabrada reclama a la empresa que gestiona el colegio una deuda pendiente de 5.647.184 pesetas más 1.299.161 pesetas de intereses. En total, el colegio debe al Ayuntamiento de Fuenlabrada en 1996 la cantidad de 6.946.345 de pesetas.

“NO ES UN CONVENIO URBANÍSTICO”

El 5 de octubre de 1998, el tesorero del Ayuntamiento envía un cargo al gerente de la Oficina Tributaria de Fuenlabrada (OTAF) para que cobre dicha cantidad como si fuera un ingreso de derecho público. La OTAF no lo hace porque un informe jurídico del departamento de Urbanismo señala que esta transmisión de suelo integrante del Patrimonio Municipal del suelo “no es un convenio urbanístico” y que “lo único que pretendían las partes era transmitir y enajenar una parcela municipal a un particular para la construcción de un centro escolar”.

El informe de Urbanismo, además, considera que “no se está en presencia de un contrato administrativo” y concluye que “en cualquier caso se trataría de un negocio jurídico privado que hace difícil mantener que el precio recibido es un ingreso de derecho público”, lo que pone en cuestión el convenio urbanístico firmado. Por lo que la deuda más intereses sigue pendiente.

NUEVA CESIÓN DE TERRENO SIN COBRO DE INTERESES

Y esto se va a tratar de resolver el 21 de noviembre de 2008 con otro nuevo convenio urbanístico. En dicho documento se explica que la diferencia de los 5.200 m2 del convenio de 1989 y los 6.500 m2 de la escritura pública de 1990 “se corresponde con los viales y espacios libres que circundan la parcela objeto de cesión”.

Dicha parcela ocupada es realmente de 4.220 m2 “porque parte de la parcela se incorpora a la construcción de un aparcamiento subterráneo en la finca colindante propiedad de Villagra Construcciones S.A, que a su vez se comprometió a ceder al Ayuntamiento la superficie exterior no edificada como terreno de utilidad pública o social en el convenio urbanístico firmado en 1991”.

Estos terrenos formaban parte del Patrimonio Municipal de Suelo de Fuenlabrada y deberían haberse transmitido mediante el procedimiento de subasta o concurso público

De modo que de los terrenos de todos los ciudadanos de Fuenlabrada y de espacio libre entre colegios el Ayuntamiento segrega 720 m2 que, a través del convenio urbanístico del 21 de noviembre de 2008, cede y transmite al Khalil Gibran para uso privado. Se trata de un espacio abierto entre bloques que carece de aprovechamiento urbanístico y que se agrega a la parcela del colegio que tiene agotado la edificabilidad de la zona. Al estar este suelo sobre el aparcamiento, se destinará a uso del patio o una instalación al aire libre para disfrute de los alumnos del colegio privado.

El importe a pagar por los 720 m2 es de 33.940 euros, es decir, 5.647.184 de pesetas que se corresponden con el importe que el colegio dejó de pagar en 1994. En definitiva, el colegio incorpora a su patrimonio 720 m2 prácticamente gratis, ya que con el pago de los 33.940 euros salda el principal de la deuda que tenía con el Ayuntamiento en 1994 procedente del anterior convenio y además se ahorra los intereses de 14 años.

Estos terrenos donde se ubica el colegio formaban parte del Patrimonio Municipal de Suelo de Fuenlabrada y deberían haberse transmitido mediante el procedimiento de subasta o concurso, mientras que los 720 m2 del convenio de 2008 son terrenos de dominio público de uso común, por lo que no se pueden vender de ninguna de las maneras al ser de uso y disfrute común de todos los ciudadanos.

ENCUESTA