La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha propuesto este jueves una modificación legislativa “que haga más efectiva la defensa del Estado de Derecho contra las denuncias falsas”.

Tras una interpelación de VOX en la sesión de control en la Asamblea de Madrid, Ayuso incidido en que “es en las denuncias falsas donde hay que poner el acento, al ser conductas que son delitos penales y causan graves perjuicios a los más inocentes”.

En este sentido, la dirigente madrileña ha apuntado que este tipo de denuncia “afectan a las que son verdaderas, especialmente en leyes que tienen que ver con el colectivo LGTBi o con la violencia contra la mujer”.

Por otro lado ha defendido que las leyes de la Comunidad de Madrid respetan la presunción de inocencia. En este sentido ha recordado que la pasada legislatura los grupos parlamentarios y el Gobierno buscaron un consenso para acabar con la discriminación de personas homosexuales o transexuales, pese a que esto no siempre es efectivo ya que “las sensaciones nunca pueden ser plasmadas”.

La jefa del Ejecutivo autonómico ha recalcado que es “interesante” seguir respetando el ordenamiento jurídico sin dar “una imagen distorsionada de lo que en realidad es Madrid” y donde hay “una normalidad”. “Estoy de acuerdo con que nunca más se vuelva a vulnerar la presunción de inocencia que es la base de nuestro ordenamiento jurídico”, ha remachado.

“LA HOMOFOBIA ESTÁ EN LA CABEZA DE LA IZQUIERDA”

Además Ayuso ha cargado contra los partidos de la oposición y su utilización del colectivo LGTBi. De esta manera ha dicho que “la homofobia está en la cabeza de la izquierda”, ya que la región es “segura, abierta y respetuosa”.

“En realidad, la homofobia está en la cabeza de la izquierda, porque la Comunidad es segura, abierta y respetuosa. Una Comunidad donde una de las fiestas más importantes que se han reivindicado es la libertad de las personas homosexuales y transexuales, después de 20 años de libertad con el PP”, ha defendido.

En este punto, la dirigente autonómica ha lamentado que el ambiente de esta festividad se haya “deteriorado” por “culpa de algunas asociaciones politizadas que han decidido que algunas personas no son bienvenidas” y es más “regresiva que en sus comienzos”.

A su juicio, “muchas personas no quieren ir al Orgullo porque la izquierda lo ha politizado”. Además, ha defendido que muchas personas transexuales han venido a ser operadas en la Comunidad de Madrid “con el mayor de los respetos y con la mayor discreción”.

“Para la izquierda Madrid es una región de borrachos y homófobos. Así quieren ganar, pero no lo van a hacer ni a las chapas con esa actitud. Claro que hay violencia y acoso y hay que intentar solucionarlo entre todos, pero me parece un debate hipócrita que me han responsabilizado de agresiones de otras comunidades y me han amenazado”, ha lanzado.

No entiende como habiendo familias “arruinadas, después de la pandemia, paro, un desatado precio de la luz” llaman a manifestarse “por una denuncia falsa que han estirado a sabiendas de que era falsa”.