Lejos de atenuarse, el malestar del Bádminton Fuenlabrada con la Federación Madrileña se ha multiplicado tras la recepción de una carta de la Junta Directiva del ente federativo y un correo de la secretaria de dicho organismo en el que ofrecen su versión acerca de lo ocurrido para que seis clubes madrileños -entre ellos el fuenlabreño- y uno castellano-manchego se vieran privados de poder disputar la fase de ascenso a Primera. Esto les ocasionó un grave perjuicio a nivel deportivo e incluso económico ya que en su mayor parte habían orientado la planificación de la temporada con vistas a ese objetivo.

Una vez recibidos estos dos documentos, el Bádminton Fuenlabrada ha denunciado en un comunicado “el trato vejatorio, las mentiras y la falta de capacidad para solventar las cosas de una manera ética y formal de la Federación Madrileña”. Consideran desde el club que “las informaciones transmitidas no son ciertas en la inmensa mayoría de los casos” y afirman que la carta enviada a los presidentes de los siete clubes afectados “supone una falta de integridad y respecto hacia nuestro vicepresidente”, Daniel Sánchez.

Además, acusan a la Federación Madrileña de “tratar de separar a los clubes afectados y ponernos a unos contra otros con informaciones falsas” y remarcan que en el último correo se les emplaza a una reunión individual en vez de un encuentro conjunto como se había exigido.