Ristic y Emegano, durante el partido ante el Real Madrid (foto: Alba Pacheco)

El Urbas Fuenlabrada puso fin este pasado domingo a su turbulenta semana con una decorosa derrota frente al Real Madrid, que se impuso en el Fernando Martín gracias a un triple de Heurtel prácticamente sobre la bocina (85-88). No se ganó, pues, pero el equipo sí reaccionó con entereza tras el expediente abierto a toda la plantilla por la falta de actitud en la jornada anterior ante el UCAM Murcia (99-76).

Y eso que el arranque del partido no invitó precisamente al optimismo (10-25), pero en esta ocasión los jugadores sí dieron un decidido paso adelante y cerca estuvieron de consumar la sorpresa de la jornada. Emegano (27 puntos) y Dusan Ristic (25 puntos, con 5/6 en triples) fueron los más entonados a nivel ofensivo, aunque en líneas generales todo el mundo arrimó el hombro.

Mención especial también para los más jóvenes, que aportaron lo suyo especialmente en tareas defensivas. A Bagayoko y Macoha se unió esta vez Juan Fernández, que pudo disfrutar por fin de minutos gracias a la ausencia de Sean Armand al ocupar plaza de extracomunitario. El argentino, que lleva toda la temporada entrenando con el primer equipo, capturó dos rebotes y robó un balón en los poco más de siete minutos que estuvo sobre la cancha.

RAVENTÓS: “HE FELICITADO A TODOS LOS JUGADORES”

A la conclusión del encuentro, el discurso de Josep María Raventós varió sustancialmente respecto al de la semana anterior en Murcia y no tuvo reparo en señalar que “he felicitado a todos los jugadores por el cambio actitudinal que han tenido. Les había dicho que no era un partido de 100% sino de 200% y lo han cumplido a rajatabla. Estoy contentísimo con ellos”, insistía antes de subrayar que “éste es el camino a seguir a partir de ahora”.

La siguiente cita para el Urbas será este próximo sábado a las 18.00 horas frente al Unicaja Málaga en el pabellón Martín Carpena. Los de Katsikaris, que vienen de imponerse al Hereda San Pablo Burgos, ocupan en estos momentos la décima posición con un balance de cuatro triunfos y seis derrotas. Será, pues, un excelente banco de pruebas para calibrar la mejoría fuenlabreña.