El primer libro impreso en nuestro país sobre el coronavirus lleva la firma de José María Sánchez Lázaro, experimentado periodista y escritor, que en la actualidad trabaja en Radio Nacional y que durante años ha sido redactor de Al Cabo de la Calle.

Desde que surgieron las primeras noticias acerca de la aparición de los primeros casos en China, el autor llevó a cabo una recopilación de datos que ha volcado en esta obra, de fácil y amena lectura, editada por Doce Calles, que ya se encuentra disponible en diversas plataformas.

¿Cómo surge la idea de componer ‘La máscara del coronavirus’?
Pues surge a partir del 20 enero, cuando me toca locutar en la radio un teletipo de última hora sobre cuatro muertos en China por una enfermedad nueva llamada coronavirus. Entonces no se le dio apenas importancia, pero ya le dije a un compañero que esto podía traer cola. A los dos o tres días China reconocía que había un brote de 150 personas en el país y además se extendía a Corea del Sur, Japón, Taiwán, Macao y Hong Kong. El problema es que en Europa los gobiernos no tuvieron en cuenta en un principio lo que se les avecinaba y por eso hemos vivido una situación catastrófica.

“En España tuvo que estar infectada Moncloa para que tomaran medidas”

¿Cree que se reaccionó tarde?
En todo el mundo. Seguramente ha habido países que hayan tomado medidas viendo a sus vecinos. Pero por ejemplo, nosotros vimos el caso de Italia y nos preocupaba más el ‘Mobile de Barcelona’ por el dinero que íbamos a perder.

El primer muerto reconocido en España es un ‘zombie’, que había muerto veinte días antes y había venido de la zona de Nepal. Parece ser que en Europa el virus estaba ya en diciembre, así que o se nos ha tenido engañados o los gobiernos han reaccionado tarde.

De todo lo que aparece en el libro relacionado con el coronavirus, ¿qué es lo que más le ha llamado la atención?
Lo más impactante son los fallecimientos humanos. Por eso va dedicado a las personas que han fallecido y a los sanitarios, que han luchado como ‘kamikazes’. Pensábamos que teníamos una Sanidad muy fuerte y hemos visto que contra un virus insignificante al principio no teníamos ni batas, ni mascarillas, ni guantes.

Comprendo que no hubiera UCI’s suficientes o respiradores, pero que nos encontremos con 50.000 contagiados sanitarios o lo de las residencias de ancianos es algo que clama al cielo. Nuestros mayores están prácticamente desahuciados por las administraciones y no quisieron que viéramos lo que estaba ocurriendo.

La situación ha sido especialmente grave en Leganés. ¿A qué lo achaca?
Las residencias de Leganés han recibido muchas críticas y puede que el tema se les haya ido de las manos. Igual llamaron pidiendo ayuda, pero no recibieron respuesta. Lo que está claro es que si no llega a intervenir el Ejército no sabemos qué hubiera llegado a ocurrir.

“Parece que en Europa el virus estaba en diciembre, así que o se nos ha tenido engañados o los gobiernos han reaccionado tarde”

¿Tendría que haberse esforzado más la comunidad internacional para conocer el origen del virus?
Hay tres teorías. Una, la de que todo salió del laboratorio militar de Wuhan, especializado en la investigación de virus. Por contra, los chinos hablan de los Juegos Mundiales Militares y acusan a la delegación norteamericana de acudir con algún atleta infectado. Y luego está lo que se nos ha vendido desde el primer momento, que los chinos comen animales vivos, en este caso con el pangolín como principal sospechoso, y que todo surgió en un mercado.

El libro está basado en datos contrastados, pero a cualquiera que hubiera leído algo así hace seis meses seguramente le hubiera parecido un relato de ficción…
Sí, porque quién se podía imaginar algo así. Esto ha cambiado la vida de la gente. A nivel de nuevas tecnologías nos ha adelantado cinco o seis años en el tema de los teletrabajos, pero la realidad es que todo esto suena a guerra bacteriológica. Las relaciones entre Estados Unidos y China estaban bastante deterioradas y es curioso que el tema empiece en China y donde más muertos se registren sea en Estados Unidos.

Pero pandemias ha habido varias. En 1968 la gripe de Hong Kong provocó un millón de muertos, al igual que la gripe asiática poco antes, pero es que hace un siglo, la denominada gripe española provocó 40 millones de muertos. Las pandemias mundiales han existido siempre.

¿No da pábulo entonces a las teorías de conspiración que han surgido?
Yo lo del 5G lo digo, al igual que la guerra arancelaria, pero es que esto le ha tocado a todo el mundo, sobre todo a los países negacionistas. En España, por ejemplo, tuvo que estar infectada Moncloa para que se tomaran medidas. La manifestación del 8 de marzo son pacientes de coronavirus, igual que el mitín de VOX. No estábamos alertados. Fernando Simón dijo que a su hijo no le diría nada si quería acudir a la manifestación del 8-M.

“Fernando Simón tiene responsabilidad, pero sin embargo se le montan plataformas de apoyo”

¿Cree que Simón tiene algún tipo de responsabilidad?
Hombre claro, pero sin embargo se le montan plataformas de apoyo.

De la crisis sanitaria pasamos a la económica. También hay hueco en su obra.
Se recogen todos los datos económicos desde que la pandemia empieza a afectar a los primeros países de Europa. Se habla de ayudas, de ‘coronabonos’ y sobre todo de los datos que afectan a España, porque varias consultoras te dan unos datos de bajada del PIB superiores al 15 por ciento y tres millones de ERTES. Se puede llegar a una cifra de ocho millones de parados. Un país como el nuestro no puede asumir el panorama que se avecina y el Gobierno tendrá que hacer florituras.

Vamos a la elaboración. Es de suponer que en una situación tan complicada no resultará sencillo sacar a la luz un libro como éste.
Soy periodista y había que ser rápido porque esto igual dentro de seis meses ya no es noticia. Y ojalá que ya no sea noticia en enero del año que viene. La vacuna puede que tarde entre 12 y 18 meses. Los rebrotes los vamos a seguir teniendo hasta bien entrado el otoño, así que a ver si a principios del año que viene está todo mejor.

“Si tuviera que escribir una 2ª parte es porque el género humano se habría vuelto loco y no sabría combatir un virus así”

Esta obra supone un cambio radical con respecto a sus publicaciones anteriores. ¿Se ha sentido cómodo al escribirla?
Sí. Los otros libros se circunscribían a Leganés y hablaban sobre ciudades hermanadas, el Patrón del municipio y personajes y leyendas. Te veías en cierto modo coartado. Aquí, en cambio, he podido escribir de todo el mundo. Lo que sí es verdad es que he seguido un estilo totalmente informativo y no me he metido en ninguna guerra política salvo alguna leve pincelada.

Utiliza un estilo muy ameno.
Bueno. Es una obra de tema periodístico. No hay opinión. Es lo que ha pasado y lo he contado. Y punto. Esto no nos lo creíamos y va a costar contárselo a nuestros hijos.

¿Tendrá continuidad este libro?
Lo bueno sería que no tuviera que escribir una segunda parte. Si tuviera que escribirla es porque el género humano se habría vuelto loco y no sabría cómo combatir un virus de este tipo. El problema es que nadie a nivel internacional se ha puesto a la vanguardia en la lucha contra este virus. Este libro ha intentado dejar constancia de unos hechos lamentables y esperemos que poco a poco recuperemos la normalidad.