La Audiencia Provincial de Madrid ha absuelto a la expresidenta regional, Cristina Cifuentes, del delito de falsedad documental del que había sido acusada por la Fiscalía de Madrid, por inducir a la falsificación del acta del Trabajo de Fin de Máster (TFM) del curso de postgrado que cursó en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC) en 2012.

Por otro lado, fuentes judiciales revelan a Al Cabo de la Calle, que la profesora y exasesora del Gobierno regional, Maria Teresa Feito, ha sido condenada a tres años de prisión como autora responsable de un delito de falsedad en documento oficial, por la falsificación del acta del TFM de Cifuentes.

Respecto a la tercera acusada, Cecilia Rosado, profesora de la URJC, que en la vista oral reconoció haber colaborado en la falsificación del documento, los jueces la condenan por este hecho a un año y seis meses de prisión, tras aplicarle la atenuante de confesión y miedo insuperable y, subsidiariamente, una atenuante muy cualificada por su colaboración con la justicia.

Acompañada por su hijo, Cifuentes ha acudido esta mañana a la sede judicial de la calle Santiago Compostela para conocer la sentencia, que ha sido notificada a las 12.00 horas a los abogados de las partes y a las propias acusadas.

La expresidenta de Madrid afirmó durante su declaración en la Audiencia Provincial, que cursó el máster sin ir a clase, sin realizar exámenes y entregando el 2 de julio de 2012 el TFM sin exponerlo ante el tribunal, algo que también hicieron otros alumnos.

“Actué de buena fe”, manifestó en relación al acta que mostró a los medios el día que estalló la polémica, el 21 de marzo de 2018, al desconocer que contaba con firmas falsificadas, un hecho del que responsabilizó a la propia universidad.

Cifuentes dimitió el 25 de abril de ese año después de que a esta polémica se sumara la difusión de un vídeo en el que aparecía supuestamente robando unas cremas.