Los miembros de las mesas electorales para las elecciones del 4 de mayo en la Comunidad de Madrid contarán con dos mascarillas FPP2, guantes desechables para el recuento, material higienizante -como toallitas y gel- y una pantalla de protección facial de uso opcional.

Así lo ha detallado el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, durante la presentación del dispositivo electoral y las medidas frente al Covid-19, en la que ha estado acompañado por la consejera de Presidencia, Eugenia Carballedo, y el consejero de Educación y portavoz del Ejecutivo, Enrique Ossorio.

A estos miembros de las mesas se les informará del tiempo de uso y de la forma de utilización de estos dispositivos, y ha indicado que en el caso de la pantalla ésta será opcional, siempre que se mantengan las distancias de seguridad. Si bien “si fuera técnicamente imposible”, se deberá usar obligatoriamente. En cada mesa habrá también una papelera dotada de pedal y tapa para tirar los residuos.

En el marco de estas medidas de protección, las mesas de votación se situarán a una distancia mínima de tres metros entre ellas y deberán tener una longitud que permita que haya una distancia de seguridad de 1,5 metros entre los miembros. Los ocupantes de la misma deberán desinfectar su zona de trabajo antes de iniciar la tarea y en los cambios de puesto, mientras que cada uno de ellos usará su propio material de oficina.

Escudero ha defendido que con las medidas de protección planteadas será suficiente y que no es necesario proporcionar monos de cuerpo entero a los miembros de la mesa y que se garantizará la seguridad en los espacios electorales.

SE DESCARTÓ LAS VACUNAS ANTE EL BAJO NÚMERO DE LAS MISMAS

Por otro lado, al ser preguntado por la posibilidad de vacunar a los miembros de la mesa, ha explicado que se llegó a plantear pero que se descartó por varios motivos. Entre ellos figuró el bajo número de vacunas que llega a la región, especialmente tras la suspensión de la inoculación de AstraZeneca, que haría complicado vacunar a todos los que estuvieran trabajando en los colegios electorales, “unas 40.000 personas”.

Asimismo, ha explicado que el tiempo entre la designación de los miembros de la mesa y la celebración de las elecciones sería de apenas 15 días, por lo que la eficacia de inmunización de la primera dosis “alcanzaría un 30% de protección”. “Si hubiera abundancia de vacunas se podría haber vacunado, pero en este entorno lo hemos desechado“, ha zanjado.