Agosto de 2019. El alcalde de Pinto, Diego Ortiz, apenas llevaba un mes al frente de la Alcaldía y anunciaba “tolerancia cero” contra los vertidos ilegales en el municipio, uno de los principales problemas que llevan años soportando los pinteños. Y la respuesta para acabar con ellos era la puesta en marcha de una unidad de drones para vigilar y posteriormente sancionar a quienes pudieran cometer esta infracción.

Sin embargo, dos años después de la promesa, ésta no ha sido llevada aún a cabo, y no hay perspectiva de que próximamente se ponga en marcha. Algo que no han dudado en reprochar desde Ecologistas en Acción de Pinto.

“Dos de este anuncio, los drones del alcalde parece que no terminan de despegar. Todo lo contrario. Los vertidos ilegales bajo su mandato no han dejado de crecer”, ha expresado en redes sociales el colectivo ecologistas, que no hay semana en la que no denuncien este tipo de problemas que en los casos más extremos, como los lodos, provocan malo olores.