El PP de Leganés mueve ficha. Todo o nada en la comisión del ‘caso Almagro’, el concejal de ULEG que trabaja a tiempo completo en una empresa y recibe 40.000 euros anuales del Ayuntamiento de Leganés por una dedicación del 80%.

Allá por el mes de noviembre del pasado año, el concejal de IU y miembro del Gobierno de Leganés, Rubén Bejarano, se comprometió a iniciar esta comisión de investigación al ser presidente de la misma por mandato del Pleno. Sin embargo, han pasado los meses sin que se haya movido ni un resorte de la comisión. Quién sabe si por dejadez de Bejarano o por su temor al sicofanta y los dardos envenenados que lanza a través de las redes sociales contra aquellos que no le bailan el agua. Y si no es el Savonarola de bolsillo líder de ULEG el que lanza los exabruptos, es algún otro personaje de su colección de trolls a los que no se les conoce ningún oficio aunque sí aspiran a beneficios. Pero ahora el PP, ante ese miedo de Bejarano da un paso adelante en este conflicto y le toca reaccionar al presidente de la comisión.

La comisión del ‘caso Almagro’ estaba en tablas mexicanas, pero el PP se querellará contra Bejarano si no es capaz de ponerla en marcha

El inmovilismo del concejal Bejarano había llevado la comisión a una especie de tablas mexicanas entre los protagonistas de esta historia. De un lado, el PP; los impulsores de investigar, entre otras cosas, las “turbias maniobras” y una “presunta financiación irregular” de Unión por Leganés. De otro lado, el propio concejal Antonio Almagro que no ha dicho nada hasta ahora del asunto salvo actuar de figurante en los eventos deportivos de la ciudad; y su jefe, Carlos Delgado, más preocupado por montar shows en el Senado contra Albert Rivera, al que hace unos años le daban un premio desde ULEG y hoy, por no pasar por ese oscuro aro del partido unionista, le tachan de lagarto. Y en el medio de todo el fregado, el propio Bejarano, que no sabía si ir hacia delante, hacia atrás o quedarse en el sitio, como ha hecho hasta ahora.

Pero el portavoz del PP de Leganés, Miguel Ángel Recuenco ha movido ficha, como decíamos. O Bejarano pone en marcha a la voz de ya la comisión de investigación del caso Almagro, o los populares se querellarán contra el concejal de IU por “dejación de funciones” que pueden incurrir en presunta prevaricación por omisión.

En esa encrucijada se va a encontrar Rubén Bejarano a partir de ahora. De las tablas mexicanas en las que estaba el ‘caso Almagro’ se avecina un duelo en OK Corral y a poco más de un año de las elecciones municipales a las que ya apuntan todos los protagonistas de este turbio episodio en la historia política de Leganés.

Mientras tanto, y si tan seguros están en las filas de ULEG, quienes se autodenominan defensores de la cosa pública en sus ataques a la asociación de empresarios de Leganés a la que intentan derribar para, quién sabe, manejarla a su antojo posterior, no tienen por qué temer que arranque una comisión de investigación que trata de arrojar luz sobre la remuneración de un concejal de su partido: Antonio Almagro.