ayuntamiento fuenlabrada

Ante el revuelo producido por la información publicada en exclusiva por Al Cabo de la Calle acerca de la contratación de la hija del exalcalde de la ciudad, Manuel Robles, para asesorar al Ayuntamiento de Fuenlabrada por 43.000 euros al año, el Consistorio ha querido justificar dicha decisión firmada por el alcalde, Javier Ayala, a 1 de junio de 2018 y publicada en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) el 2 de julio.

Así, desde el Ayuntamiento señalan que la trabajadora, Esther Robles Ortega, de 40 años de edad e hija del exalcalde Manuel Robles, se ocupará del nuevo servicio de atención y asesoramiento a las personas del entorno de las mujeres víctimas de maltrato, enmarcado en el Programa de Atención Integral a las Víctimas de Violencia de Género, en marcha en la ciudad desde los años noventa.

“Se trata de una profesional perfectamente cualificada ya que es licenciada en Psicología y tiene formación especializada en atención a la infancia y actuación con víctimas de violencia machista”, dicen desde el Ayuntamiento. Así insisten en que el objetivo es el de “reforzar el apoyo a personas dependientes de estas mujeres que sufren o han sufrido la violencia, a la vez que desarrollar una labor de atención y asesoramiento para aquellas otras personas que, sin ser dependientes, sí forman parte de su entorno”.

Para hacer efectiva su contratación, tal y como consta en el BOCM, ha sido necesario previamente acordar el cese de doña María Eugenia Arroyo Fernández como personal eventual en el puesto de ‘Asesora en materia de Deportes y relaciones con entidades deportivas del Ayuntamiento de Fuenlabrada’.

De esta manera, desde el Consistorio fuenlabreño añaden que Esther Robles ha sido contratada “con toda la transparencia exigida y cumpliendo escrupulosamente todos los requisitos que marca la Ley”, cuestión que nunca ha sido puesta en duda por este periódico.

Por este motivo, recuerdan que la contratación de la hija del exalcalde Robles por 43.000 euros brutos al año se debe a que “es personal de libre designación, un procedimiento habitual en las administraciones públicas para el nombramiento de asesores de confianza y que está regulado normativamente”. Y añaden que “es el mismo modelo empleado por los grupos municipales en la oposición para contratar asesores de libre designación”.