Los resultados preliminares del ensayo clínico ‘CombiVacs’, puesto en marcha por el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), han evidenciado que una dosis de la vacuna contra la COVID-19 de Pfizer produce “respuesta inmune fuerte y efectos secundarios de leves a moderados en personas menores de 60 años que recibieron una sola dosis de AstraZeneca”.

El máximo responsable del estudio, Jesús Antonio Frías, coordinador de la Red de Investigación Clínica del ISCIII (SCREN) y jefe de Servicio de Farmacología Clínica del Hospital La Paz de Madrid, ha concluido, en base a los resultados, que “las personas que han recibido una dosis de AstraZeneca pueden recibir de manera eficaz y segura una dosis de Pfizer”. En cualquier caso, Frías ha recordado que “la decisión no corresponde a los investigadores de este estudio”.

Este informe contradice al estudio ‘Com-COV’ realizado recientemente por la Universidad de Oxford, y que contemplaba un aumento de la frecuencia de los síntomas leves-moderados en pacientes que habían recibido ambas vacunas. No obstante, las reacciones adversas fueron de corta duración, sin otros problemas de seguridad

La Comisión de Salud Pública, integrada por el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas, se reunirá esta tarde para tomar una decisión sobre si poner Pfizer a los vacunados con AstraZeneca, tal y como respalda este estudio.

Ayer lunes, la presidenta de la Comunidad de Madrid en funciones, Isabel Díaz Ayuso, apremiaba a Sanidad a tomar una decisión al respecto.

UN ESTUDIO SOBRE 676 PERSONAS

La primera persona participante en el ensayo recibió la dosis de refuerzo de Pfizer el sábado 17 de abril en el Hospital Universitario de Cruces en Bilbao. En los siguientes 6 días, un total de 673 personas entraron a formar parte del estudio.

Los datos del estudio han sido analizados por un Comité de Monitorización de la Seguridad independiente. Frías ha apostillado que el estudio se ha realizado con “criterios de calidad científica y rapidez”. “Hemos trabajado con urgencia, se ha organizado en tiempo récord”, ha remachado.

Tras estos primeros resultados preliminares, el estudio realizará un seguimiento y medición de anticuerpos de las personas participantes a lo largo de un año.