La Comunidad de Madrid se opone frontalmente al Real Decreto del Gobierno de Pedro Sánchez, que aprueba los criterios de evaluación para este mismo curso escolar, y que entre otros asuntos permite graduarse con asignaturas suspensas.

“El Gobierno pretende regalar los títulos de ESO, dejando a un lado y condenando a la irrelevancia absoluta el conocimiento y los resultados académicos”, ha dicho el consejero de Educación, Enrique Ossorio, en declaraciones a Al Cabo de la Calle.

Ossorio considera que “este es uno de los aspectos más dañinos de la ‘Ley Celáa’, que genera un grave perjuicio para la Educación no solo en Madrid sino en toda España”.

El consejero madrileño explica además que la medida del Ejecutivo de PSOE y Podemos “no establece en Secundaria los criterios que guíen a los docentes en los procesos de evaluación y además elimina la posibilidad de que sean las comunidades autónomas quienes los desarrollen”

A su juicio, “esta decisión deja a los equipos docentes toda la responsabilidad y llevará disparidad de criterios entre unos y otros, ya que unos podrán decidir promocionar con un número ilimitado de suspensos y otros no”

“MENSAJE NOCIVO A LA SOCIEDAD”

Por otro lado, para Enrique Ossorio la aprobación del Real Decreto “manda un mensaje totalmente nocivo a la sociedad y los alumnos. Y es que cualquiera, sin tener conocimiento y sin esfuerzo puede pasar de curso y obtener un título educativo”.

En este sentido, el consejero madrileño señala que “se trata de la primera Ley de Educación que permite a los alumnos acceder a la Universidad con asignaturas suspensas”. Asimismo, recuerda que la ministra incumple su promesa al “eliminar las pruebas extraordinarias”, y una vez transcurrido el ecuador del primer trimestre “los profesores no cuentan con la guía para evaluar a los alumnos”.