El Obispado de Getafe ha respaldado la decisión del Ayuntamiento de la ciudad de no permitir este año la bajada de la Virgen de Nuestra Señora de los Ángeles, que da sentido a las fiestas patronales que se celebran este septiembre.

La alcaldesa, Sara Hernández, y el obispo de la Diócesis de Getafe, Ginés García Beltrán, han mantenido varias conversaciones telefónicas en los últimos días a este respecto. Ambas instituciones reiteran que dada la situación sanitaria es preferible posponer la Bajada multitudinaria de la Imagen de la Patrona y así se le trasladó a la Congregación de Nuestra Señora de los Ángeles, partidaria de la celebración.

La Congregación tampoco podrá llevar la talla de la Virgen a la Catedral de Getafe, para que sea venerada por los fieles getafenses. Sobre este extremo no se ha pronunciado el Obispado.

Alcaldesa y obispo, por otro lado, exponen que la Virgen de los Ángeles “siempre debe ser un motivo de enorgullecimiento para la ciudad y no convertirse en motivo de enfrentamiento entre vecinos o entre posturas políticas”, en referencia a las peticiones de PP y VOX.

Tras su posicionamiento, el Obispado recuerda que en mayo de este año ya se realizaron actos litúrgicos en la ciudad, con los que se da por satisfecho.

Hay que recordar, en cambio, que en Fuenabrada sí habrá procesión por sus fiestas en Honor al Cristo de la Misericordia.