Ana Gómez durante su visita a la redacción de Al Cabo de la Calle

El PP de Alcorcón ha acusado este miércoles a la alcaldesa Natalia de Andrés de “vulnerar los derechos fundamentales de los grupos de la oposición”. Y ello porque, según los populares, no tienen asignado un despacho donde realizar sus labores de oposición, con lo que se estaría incumpliendo el Reglamento Municipal.

“Durante estos últimos cuatro años, el grupo municipal popular estaba alojado en la tercera planta del consistorio, lugar donde a día de hoy se alberga toda la documentación oficial perteneciente a este grupo, imprescindible para realizar el trabajo de oposición, además de los enseres personales de los concejales”, recuerdan desde el PP.

“Natalia de Andrés, una vez más desbordada por sus ansias de poder, ha mandado cambiar la cerradura de un despacho donde están guardadas nuestras pertenencias, con el fin de obstruir nuestro trabajo, a la espera de la nueva reubicación, dentro de los locales municipales aptos para ello”, asegura la portavoz popular Ana Gómez.

De esta manera, los populares de Alcorcón creen que se trata de una “persecución revanchista” desde que el pasado sábado De Andrés fuera investida alcaldesa de la ciudad.

ESMASA

Por otro lado, el PP de Alcorcón también ha acusado al nuevo Ejecutivo de no respetar la ley de proporcionalidad a la hora de elegir representación municipal en el Consejo General de ESMASA.

Los populares apuntan que se han dado tres consejeros a Unidas Podemos-Ganar Alcorcón, a pesar de tener menos concejales y menos votos que el PP o Ciudadanos, que por el contrario sólo les otorgan un representante a cada uno.

“Respetamos los 100 días iniciales que debemos otorgar por lealtad democrática a la gestión de los gobiernos que comienzan. Pero es cierto que, en nuestro caso, no criticamos gestión, ni organigrama, solamente queremos que nos dejen trabajar, que se cumpla la ley, y ocupar el lugar que nos han otorgado los vecinos”, sentencia Gómez.