El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha desestimado las alegaciones de la Comunidad de Madrid, respecto a la demanda del Ayuntamiento de Alcorcón para medicalizar las residencias de mayores de la ciudad.

Con ello, adopta el mismo criterio que ya decretó el pasado 12 de noviembre, en el caso de las alegaciones de la Comunidad de Madrid frente a las reclamaciones del Ayuntamiento de Leganés, que también solicitó medidas cautelares para medicalizar estos centros.

El Gobierno regional planteaba cuestiones tales como falta de legitimación activa por parte del Ayuntamiento, un incumplimiento de los plazos y una pérdida sobrevenida del objeto por derogación del marco legal sustantivo. En este sentido, el magistrado defiende que hay interés legítimo “suficiente” por parte del Consistorio alcorconero, en este caso, para la defensa del derecho a la salud de los mayores de los centros ahí ubicados y, por tanto, para exigir su cumplimiento al titular de la competencia.

El magistrado defiende que hay interés legítimo “suficiente” por parte del Consistorio alcorconero

De igual modo, argumenta que, “al margen de ello, no solo residentes y trabajadores en las residencias se ven afectados por la situación de pandemia, sino que la misma afecta a la totalidad de los vecinos, toda vez que se demostró que dichos centros fueron un foco de contagio y transmisión en los primeros momentos de la pandemia”, no siendo por tanto ajeno al interés municipal.

Además, el magistrado entiende que, dado el momento de crisis sanitaria “con una situación muy delicada en las residencias de mayores”, no se puede admitir que “el dato de la relativa mejoría de los indicadores de salud, permita sin más, zanjar anticipadamente este procedimiento”.

SALVAGUARDAR LA SALUD

Tras conocer el sentido del auto, la alcaldesa de la localidad, Natalia de Andrés (PSOE), ha celebrado el resultado recordando que el contencioso administrativo fue iniciado en abril, para que se dotara a cuatro residencias de Alcorcón “del personal sanitario necesario “para hacer frente a la pandemia.

En este sentido, se ha mostrado convencida de que “el procedimiento tiene que seguir adelante”, con la única intención de “salvaguardar la salud de nuestros mayores”, y que esta situación “no se vuelva a producir”.