Alejandro Álvarez y Ruth Pascual, dirigentes de Equo, formaban parte de Ganar Fuenlabrada. De hecho, Álvarez era el portavoz de la formación hasta hace un mes, cuando en asamblea se decidió que renunciara a la Portavocía y entregaran sus actas de concejal. Lo primero se ha cumplido, lo segundo no. Pues forman parte del grupo de no adscritos.

Tras el revuelo generado en la política fuenlabreña, los dos ediles han visitado la redacción de Al Cabo de la Calle para valorar las principales causas de la ruptura de Ganar Fuenlabrada y el camino de Equo de cara a las elecciones de mayo. “Ha habido diferencias metodológicas, de propuestas y de modelo de ciudad. Ha habido bastantes diferencias políticas que nos han hecho no ir en el mismo camino con Podemos Fuenlabrada”, apunta Pascual.

La abolición de la tauromaquia, las ordenanzas fiscales o la política de vivienda son algunas de las razones que han llevado a esta crisis de la izquierda fuenlabreña. “Ganar Fuenlabrada marcó como no prioritaria la abolición de los toros en la ciudad a la hora de llegar a acuerdos. No era una línea roja y para nosotros sí lo es. Basta con quitar la subvención a los encierros, como ha pasado en Pinto, y destinar ese dinero -300.000 euros- a otras actividades para jóvenes y mayores. Así se combatiría un problema de alcoholismo adolescente y se da una alternativa de ocio saludable a los jóvenes, por ejemplo. Por eso creemos que ese dinero estaría mejor empleado en esa alternativa que en tres días de toros”, señala Alejandro Álvarez, que también apunta a la importancia de trabajar en las ordenanzas fiscales o los Presupuestos como causa de la ruptura.

“Ganar Fuenlabrada marcó como no prioritaria la abolición de los toros y para nosotros sí lo es”

“Nosotros creemos que las ordenanzas pueden ser una herramienta que nos permita plantear actuaciones como bajar el IBI a las viviendas con sistemas de aprovechamiento solar para cambiar el modelo energético en la ciudad. Las ordenanzas y los Presupuestos nos hacen influir en la política del municipio para conseguir un cambio real”, explica Álvarez, que por último también trae a colación el tema de la vivienda.

“Desde Ganar Fuenlabrada consideraban que hacía falta un parque de vivienda público y nosotros pensábamos que, dado el volumen de desahucios, era mejor generar ayudas al alquiler para personas en necesidad social que comprar vivienda. La necesidad es urgente y hay que dar una solución rápida. Pero tenemos una diferencia política a la hora de enfocar las soluciones”.

“NO HA SIDO UN FRACASO”

Pese a esta ruptura, Alejandro Álvarez considera que “no ha sido un fracaso sino un proceso de aprendizaje. Su pusiéramos una línea desde la extrema derecha a la extrema izquierda, en el centro estaría Equo, luego estaría Izquierda Unida, Podemos y el Partido Comunista. Pues de ahí surgen tiranteces. Cuando a ese espectro lo pones en línea recta, hay posicionamientos diferentes”.

“A día de hoy no hay posibilidad de acuerdo con Podemos en Fuenlabrada”

De ahí que ahora “no hay posibilidad de que haya una acuerdo con Podemos. Las relaciones son inexistentes. No hay contacto”, insiste el concejal no adscrito, que reconoce que “a nivel general el espectáculo no es el mejor. El escenario no es propicio para ninguna confluencia. Al final sale a la luz pública todo lo que se hace en los partidos de puertas para dentro. Hay que trabajar para recuperarlo, pero es muy difícil en un corto espacio de tiempo”.

Por eso Ruth Pascual recoge el testigo y señala que “la intención es presentarse como Equo Fuenlabrada y abrir las puertas a movimientos sociales y colectivos, que tengan implicación política y social para una verdadera confluencia”. Si bien Pascual reconoce que estas “nacieron con fuerza pero han acabado con poca gente trabajando día a día”.

SEMÁFOROS EN LA A-5

En cuanto a los temas de actualidad -la entrevista está hecha antes de las elecciones andaluzas-, ambos concejales valoran de forma positiva la instalación de semáforos en la A-5. “Hay que mirar la salud de las personas y en 2015 hubo 40.000 muertes prematuras en España por la contaminación, Europa nos dio un tirón de orejas y nos exigió que tomáramos medidas que se están llevando a cabo. Es verdad que son impopulares, pero son muy necesarias. Europa no nos ha sancionado gracias a Madrid o Valencia que están tomando medidas para eliminar esa contaminación que respiramos”, asegura Ruth Pascual.

“Fue Mariano Rajoy el primero en pedir semáforos en la A-5”

Por su parte Alejandro Álvarez aboga porque “haya capacidad política. Tenemos un transporte público deficiente. Nos tenemos que tomar todos en serio el plan de prevención de la contaminación”. Y, en este sentido, considera que “sería más provechoso no pedir la paralización de la semaforización, sino pedir un refuerzo de la C-5”. Además, Álvarez recuerda que “fue Rajoy el primero en pedir semáforos en la A-5 para evitar la multa de Europa. Pero el rechazo ahora es a causa de que hay unas elecciones. Y cuando haces política a corto plazo por las elecciones, no estás haciendo política”.