El Pleno de Fuenlabrada ha aprobado este jueves instar a la Comunidad de Madrid que reserve una partida presupuestaria suficiente para el desarrollo del abono transporte social aprobado en 2016. Se trata de una iniciativa que beneficiaría a perceptores de la Renta Mínima de Inserción, personas desempleadas con bajos ingresos, prejubilados y prejubiladas, personas jubiladas o pensionistas menores de 63 años.

La moción, que también pide al resto de comunidades autónomas que alcancen un acuerdo que haga posible que las beneficiarias de estos abonos sociales tengan servicio en todo el territorio, ha salido adelante con los votos a favor de PSOE, Ganar Fuenlabrada e IUCM-Los Verdes, ponentes de la misma. PP y Ciudadanos se han abstenido.

La moción aprobada sostiene que ayudaría a 30.000 personas con un coste de unos 10 millones de euros

“En el mes de septiembre de 2016 se aprobó en la Comunidad de Madrid una Proposición No de Ley que instaba al Gobierno de la Comunidad de Madrid a estudiar y crear un abono social implantado en diferentes fases”, indica la moción, que recuerda que, inicialmente, debería ponerse en marcha en 2017 y ayudaría a 30.000 personas con un coste de unos 10 millones de euros.

Desde el PP de Fuenlabrada han justificado su abstención señalando que “la Comunidad de Madrid cubre todas las necesidades a nivel de transporte y es la única región que lo hace”. Así, han recordado en Madrid ya existe un abono especial de discapacidad, un abono para mayores de 65 y para menores de 20 años.

Por otro lado, los populares han argumentado que igual que se pide este abono a la Cmounidad de Madrid, “el PSOE de Fuenlabrada debería plantearse un abono especial para el transporte en la (Empresa Municipal de Transporte de Fuenlabrada EMTF).