20070926-ASERPINTO-LIMPIEZA-001

Esperpento en la última reunión del Consejo de Administración de Aserpinto. Consolación Astasio, consejera delegada de la empresa pública y concejala de Hacienda por Ganemos Pinto, anunció un acuerdo con los sindicatos de Aserpinto por el cual los trabajadores que denuncien formalmente ante el juzgado, con nombres y apellidos, presuntas irregularidades en el servicio de limpieza que presta la UTE Valoriza-Gestyona y sean despedidos por ésta podrán trabajar para Aserpinto. Eso sí, siempre que hubieran defendido los intereses del Ayuntamiento de Pinto.

Tras el anuncio de Astasio, corroborado en el último Pleno por el concejal de Ganemos Raúl Sánchez, responsable del control de calidad de la UTE, la oposición montó en colera. Primero el PP, que en la reunión preguntó si este acuerdo viene precedido de informes jurídicos que avalen la legalidad de la propuesta. Y la respuesta, según los populares, fue que no existía informe alguno, ni tampoco económico o de Recursos Humanos, solo la iniciativa presentada por Consolación Astasio.

Desde el PP local dicen que el alcalde “quiere manejar Aserpinto para su beneficio político”

Los populares insistieron en que se concretara el significado de “aquellos trabajadores que hubieran defendido los intereses del Ayuntamiento de Pinto”. Y fue entonces cuando el alcalde, Rafael Sánchez, les increpó por “hacer preguntas absurdas”, motivo por el cual los ediles del PP abandonaron la reunión en lo que califican una “intolerable falta de respeto” del alcalde, al que acusan de “querer manejar Aserpinto para su beneficio político” y “manipular a los trabajadores de la empresa concesionaria de servicios”.

CHIVATOS

Igual de contundente en su respuesta ha sido el PSOE de Pinto. Los socialistas creen que Ganemos Pinto busca trabajadores de dentro de la UTE “que les cuenten al oído qué es lo que está incumpliendo la empresa responsable de la recogida de residuos, jardinería y limpieza viaria. Además, califica la decisión de “espionaje de mal gusto” que pone de manifiesto la “incapacidad” del Gobierno de Sánchez para cumplir con su obligación de que el contrato con la UTE se haga según lo pactado.

“Supone en la práctica que un trabajador denuncie a un compañero que en el desarrollo de su trabajo cumple órdenes de sus superiores del mejor modo posible, desconociendo si está siguiendo o no el contrato de servicio específico acordado con el Ayuntamiento de Pinto. De forma que esa denuncia puede provocar que el compañero se vea de patitas en la calle y el denunciador con un puesto garantizado en Aserpinto”, apuntan desde el PSOE pinteño, que creen que “como haya muchos ‘chivatos’ que entren en nómina de Aserpinto la empresa pasará a números rojos”.

El PSOE pinteño califica el acuerdo anunciado de “espionaje de mal gusto”

De este modo, los socialistas locales señalan que “el equipo de Gobierno adopta medidas infantiles contrarias a los intereses propios de la izquierda e incentiva una situación de despido potencial para la totalidad de los trabajadores de la UTE a la vez que pone en riesgo la estabilidad en Aserpinto”. Por eso, Diego Ortiz, portavoz del PSOE de Pinto, manifiesta que “sancionar a una empresa no puede depender de poner a unos trabajadores contra otros” y recuerda que “Astasio y Sánchez llevan más de ocho meses sin proponer una sanción a la UTE”.

Muchos de los trabajadores que desarrollan su labor en la UTE Valoriza-Gestyona tienen cláusula de confidencialidad en sus contratos y la jurisprudencia española ya ha sancionado penal y económicamente a aquellos empleados que han revelado irregularidades de sus empresas. Un hecho que viene a avalar las preocupaciones manifestadas por los socialistas de Pinto.

“TEXTO AGRESIVO”

También desde Ciudadanos han criticado la decisión adoptada por el Gobierno de Rafael Sánchez, si bien con menos contundencia que el resto de grupos. “Lejos de estar a favor o en contra de dicho acuerdo, nos hubiera gustado que se hubiera contado con el resto de grupos para confeccionar el texto del acuerdo, ya que en nuestra opinión el texto es un poco agresivo y chocante”, apuntan desde la formación naranja.

Ciudadanos recuerda que “no es lo mismo leer ‘si las acciones realizadas en defensa de los intereses del Ayuntamiento de Pinto’ a haber redactado, por ejemplo que la contratación se llevaría a cabo en caso de que el trabajador denunciara incumplimientos leves, graves o muy graves del pliego de condiciones’, en vez de ‘denunciara irregularidades laborales que se cometan en el entorno de trabajo’.

El Ayuntamiento señala que el objetivo es “blindar” denuncias de posibles irregularidades

Por otro lado, desde Ciudadanos, recuerdan que esta práctica de incentivar chivatazos en empresas se hizo en los años ochenta tanto en España como en Europa. El incentivo era de forma económica, si bien dejaron de darse por fomentar la amenaza y la extorsión. “Se debe tener mucho cuidado en la aplicación de este acuerdo, pues hay que vigilar que no haya conflictos de extorsión y amenaza”, dicen desde la formación naranja.

A pesar de las quejas de todos los grupos de la oposición, el Gobierno de Rafael Sánchez se mantiene en sus trece y seguirá adelante. “El Gobierno municipal se reitera en su ofrecimiento de atender, escuchar y proteger a aquellos trabajadores de la UTE que observen dejación de funciones, infracciones o incumplimientos de las condiciones en las que la empresa tiene que desarrollar su labor”.

De esta manera, fuentes del Ejecutivo local reiteran que “el objetivo es blindar denuncias de posibles graves irregularidades de la UTE, que sin esta protección no se harían”.