Podemos ha ejecutado un ‘Golpe de Estado’ en Leganés aprovechando las irregularidades detectadas en el proceso de elecciones internas primarias celebradas en junio. Ha cesado de su puesto a la secretaría general del partido elegida  en las primarias y al Consejo Ciudadano.

Desde el Consejo de Coordinación regional de Podemos en la Comunidad de Madrid toman el control y han decidido impulsar la creación de una gestora para decapitar a la actual secretaria general, la concejal de  Leganemos  Eva Martínez, y a los representantes del Consejo Ciudadano elegidos el pasado mes de junio.

En el proceso electoral el sistema informático detectó que desde un mismo ordenador se había votado por distintas personas que no han habían participado en el proceso interno. Según comprobó el partido, se efectuaron votos fraudulentos a través de la suplantación de identidades.

“Se han detectado y verificado bastantes votos de personas que, sin estar inscritas nunca en Podemos, figuran como votantes en Leganés”, indican desde Podemos.

Ya el pasado mes de julio, tras el proceso electoral, Al Cabo de la Calle desveló en la edición impresa que la empresa informática que se encargó del proceso electoral detectó que decenas de votos se emitieron desde un mismo ordenador con los datos personales de distintas personas.

Debido a ello el proceso de validación de los datos quedó paralizado y Leganés fue el último pueblo de Madrid donde se ofrecieron los resultados finales siempre a expensas de las posteriores comprobaciones.

FISCALÍA

A partir de ese momento se llevó a cabo una auditoría de lo ocurrido y la Secretaria de Organización estatal, que dirige Pablo Echenique, llevó el asunto a Fiscalía por un presunto fraude en las primarias.

Ahora tras comprobar lo ocurrido, Podemos a nivel regional ha decidido poner en marcha de forma definitiva la comisión gestora en la formación en la ciudad. Este órgano interino será el que determine quién será el candidato de Podemos para las próximas elecciones municipales y los miembros de la candidatura.

La elección de cabeza de lista y la candidatura de Podemos en Leganés tendrá que ser supervisada por la Secretaría de Organización autonómica, dirigida por Ramón Espinar, que estará al frente de la nueva gestora.

EVA MARTÍNEZ

En las elecciones primarias resultó vencedora Eva Martínez, liderando la lista Contigo Podemos, por un estrecho margen de cuatro votos. Su candidatura obtuvo 247 votos frente a los 243 sufragios que optaron por respaldar a Gustavo Guzmán de la lista Unidas por Leganés. Martínez contó con el apoyo de Íñigo Errejón; mientras que Guzmán estaba respaldado por el secretario regional Ramón Espinar, hijo del exalcalde de Leganés.

La hasta ahora secretaria general, Eva Martínez, ha declarado que está satisfecha con la investigación llevada a cabo ya que su candidatura denunció en cinco ocasiones irregularidades en el proceso de primarias y acudió al Comité de Garantías de la formación magenta. “Nosotras hemos denunciado hasta en cinco ocasiones que hubo irregularidades y hay un proceso abierto en el Comité de Garantías autonómico”, recalca.

Martínez pide que “si ha habido irregularidades que se lleve a cabo un nuevo recuento público de los votos, que todo el mundo pueda saber lo que ha pasado en el proceso de primarias y pedimos luz y taquígrafos a Pablo Echenique. En sus manos está que toda la militancia pueda saber lo que ha pasado”.

FRAUDE

Por su parte, la portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, Lorena Ruiz-Huerta, ha abogado por que la Justicia “investigue hasta el final y se depuren las responsabilidades necesarias porque un fraude electoral de unas primarias en Podemos, es algo que de haberse producido no tiene cabida en la formación política”.

Las luchas políticas en el entorno de Podemos se han recrudecido durante toda la presente  legislatura en la ciudad. El Grupo municipal de Leganemos ha pasado de estar compuesto por  seis concejales -siendo el segundo partido más votado en las municipales de 2015- a tener solamente dos representantes políticos.

Cuatro de sus ediles fueran expulsados del partido en una asamblea cuya convocatoria fue declarada nula por la Justicia y pasaron al grupo de no adscritas en el Ayuntamiento de Leganés. Entre ambos bandos las diferencias son irreconciliables. Previamente a todo este proceso, otros dos concejales elegidos en las urnas renunciaron a sus puestos.