La ministra de Igualdad, Irene Montero, reconoció el pasado 9 de marzo, un día después de la celebración de las manifestaciones por el Día de la Mujer, que la “bajada de” asistentes a las concentraciones se debió a la presencia del coronavirus.

“O sea, no lo voy a decir porque no lo voy a decir. Pues porque, tía, quiero ser muy prudente, porque creo que la comunicación que se estaba haciendo como Gobierno es buena comunicación, muy basada en los datos médicos”, aseguraba Montero en la previa a una entrevista con ETB. Un vídeo que ha desvelado este lunes ABC.

“Como siempre, priorizar la salud pública, no tomar decisiones por el sentimiento este de pánico generalizado que ya hay”, apuntaba Montero, que reconoce que “la capacidad de control” del virus de otros países europeos, que estaban tomando medidas “superdrásticas”, era “muy limitada”.

“En verdad creo que sí. La cosa es si tiene síntomas no te muevas mucho (…) Es que esto es ya cierre del Ministerio. Porque la gente todo el rato: ‘¡Un beso ministra!’ ‘¡Bueno dicen del coronavirus, pero da igual, muac muac!’ Y con la niña: ‘Hola, bonita, como estás’… Y es como, la mano no, justo la mano no”, expresaba Irene Montero.

Las palabras de la ministra salen a la luz, una semana después de que se publicase el informe realizado por la Guardia Civil, por encargo de la juez Carmen Rodríguez-Medel, en el marco de la investigación contra el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, por la autorización de la marcha del 8-M. Documento de 83 páginas, que señalaba que “no se debería haber realizado ninguna manifestación o concentración de personas en la Comunidad de Madrid, con motivo de la Covid-19”.