José Manuel Santiago, jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil, ha sembrado la polémica este domingo al declarar que desde el Instituto Armado se trabaja para “minimizar ese clima contrario a la gestión de crisis por parte del Gobierno”. Posteriormente el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha dicho que se trataba de un “lapsus”, pese a que en la comparecencia el general ha leído dicha declaración.

Las palabras no han pasado desapercibidas para los partidos de la oposición. Así por ejemplo, Edmundo Bal, de Ciudadanos, las ha calificado de “gravísimas” y ha dicho que solicitará su comparecencia y la del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. Un Marlaska que la pasada semana ya dijo que su departamento estaba monitorizando las redes sociales en España en busca de lo que ellos entienden como bulo.

Por su parte, el que fuera director general de la Guardia Civil y exmiembro del PSOE, Joan Mesquida, ha expresado que “no doy crédito a las palabras del general. Investigar las críticas a la gestión del gobierno es totalmente inaceptable”. Y ha añadido que le gustaría “saber quién ha dado esta orden claramente inconstitucional y una malversación de recursos públicos”.

Por su parte, para la diputada del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, se trata de “una prueba dramática de la capacidad del Gobierno para pudrir las instituciones”. Mientras que desde VOX, Iván Espinosa de los Monteros ha ido más allá al decir que “esto es, de hecho, el inicio de un golpe de Estado del propio Gobierno, que ordena al Instituto Armado que vulnere la Constitución”.

Exactamente en el minuto 39, el jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil expresa estas polémicas declaraciones: