Los semáforos en la A-5, ubicados a la altura de Campamento, entrarán en funcionamiento a principios de 2019. Así lo ha comunicado este martes en la comisión del ramo el director General de Gestión y Vigilancia de la Circulación del Ayuntamiento de Madrid, Francisco López Carmona.

A preguntas de Ciudadanos, López Carmona ha contestado, en base a la información trasladada desde Desarrollo Urbano Sostenible, que los semáforos se pondrán en funcionamiento cuando finalicen las obras y el cambio de señalización en la entrada a la A-5. Algo que está previsto para “principios del próximo año”.

La delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, ha contestado que en la primera fase se incluyen actuaciones como esa para reducir el ruido y la contaminación. El proyecto semafórico pretende aportar “seguridad vial a la zona al permitir entrar en la vía en lugar de utilizar el actual carril bus como carril de aceleración”.

DEFENSOR DEL PUEBLO

La pasada semana, portavoces y alcaldes de quince municipios del sur de Madrid entregaron un escrito al Defensor del Pueblo solicitando amparo para paralizar esta media. Creen que perjudicará a un millón de conductores del sur de la Comunidad de Madrid y que aumentarán las retenciones hasta en un 350%, según los datos del propio Ayuntamiento de Madrid.

CONTENCIOSO CONTRA MADRID CENTRAL

Por otro lado, este martes también se ha conocido que la Comunidad de Madrid interpondrá dos recursos contenciosos-administrativos contra el proyecto de Madrid Central, que está previsto que entre en vigor el próximo 30 de noviembre. El presidente regional, Ángel Garrido, detallará mañana miércoles en una rueda de prensa “monográfica” todos los detalles de los recursos que presentará la Comunidad.

Según la propia Sabanés, la zona de bajas emisiones de Madrid Central costará 11,7 millones de euros en distintas anualidades desde su puesta en marcha y hasta 2025.