El programa de respiro familiar en Pinto se antoja un bache en el camino del Gobierno tripartito. El pasado 15 de febrero finalizó el último convenio suscrito entre el Ayuntamiento de Pinto y la Asociación de Personas con Discapacidad de Pinto (AMP) para la presentación de este servicio, cuya labor es apoyar a las familias cuidadoras de personas con diversidad funcional o dependientes.

Y estas familias van a tener que seguir esperando, pues aunque el Consistorio sacó a concurso la licitación del servicio por 49.746,67 euros (IVA incluido), la Mesa de Contratación ha declarado desierto el mismo, ya que la única empresa que se presentó no reunía los requisitos exigidos.

Así consta en el documento oficial de la Plataforma de Contratación del Sector Público, que recoge que este servicio, de adjudicarse, debe prestarse en el plazo de un 12 meses. Ya este año, Ciudadanos alertó de esta situación y culpó directamente al Partido Socialista de “abandonar a las familias”.

Se desconoce por ahora si el Gobierno municipal procederá a sacar de nuevo a concurso la licitación del respiro familiar, o si por el contrario será uno de los servicios, como el Abono Deportivo, que se municipalizará próximamente, tal como avanzaron en la rueda de prensa los tres partidos (PSOE, Unidas Pinto y Podemos) que forman el Ejecutivo local.