Año 2004. Con tres millones de euros, Getafe estrena plaza de toros. Un recinto que 17 años después es una auténtica ruina, ante la inoperancia y el abandono al que le ha sometido el Gobierno de Sara Hernández.

Y es que fue en 2016 cuando su Ejecutivo decidió cerrar la plaza por “problemas estructurales”, de acuerdo a los informes de los técnicos municipales. Desde entonces se ha convertido en un mamotreto ruinoso, ‘víctima’ de las promesas incumplidas de la alcaldesa y su equipo, que ya en 2018 decían que la iban a habilitar como espacio para actividades deportivas y culturales.

De hecho en el año 2020, en el acuerdo de presupuestos entre socialistas y comunistas de Podemos, se integraba el futuro de la plaza de toros como partida de inversiones. Pero como siempre ocurre en la ciudad, pasa el tiempo y no se hace nada.

Así lo demuestran fotografías de su interior tomadas recientemente, donde se ve el coso taurino convertido en un vertedero, con gradas cuya seguridad brilla por su ausencia. Además, los exteriores siguen presentando un aspecto lamentable, para ‘deleite’ de unos vecinos (Getafe Norte) olvidados también por su Gobierno.

“UN INSULTO A LOS VECINOS”

En el último Pleno, el Partido Popular cuestionó al Ejecutivo de Sara Hernández por la situación de la plaza de toros. “Este espacio y edificio público que es de todos y cuya construcción supuso una inversión de 3 millones de euros, se ha visto seriamente perjudicado desde que Sara Hernández llegó a la alcaldía en 2015”, alertaba el portavoz popular, Carlos Pereira.

El líder local de PP recordaba que desde que Sara Hernández es alcaldesa, la plaza de toro no ha tenido “ni un solo euro de inversión y ni un solo euro de mantenimiento. La dejadez del Gobierno municipal por mantener las instalaciones públicas municipales ha hecho que la plaza de toros se encuentre vandalizada y que se haya convertido en un lugar cada vez más peligroso”.

Así para Pereira, “el deterioro escandaloso de la plaza de toros es el máximo ejemplo de cómo los socialistas como Sara Hernández se piensan que el dinero de los vecinos no es de nadie y se dedican a dilapidarlo en asesores con sueldos de 90.000 euros”, para sentenciar que “esto es un insulto a todos los vecinos”.

CONSULTA CIUDADANA

Según ha adelantado El Mundo este lunes, el Ayuntamiento pretende ahora, cinco años después del cierre, abrir una consulta ciudadana para que los getafenses decidan el futuro de la instalación. Un ejemplo de como echar balones fuera y no coger el toro por los cuernos.