La sección de Alternativa Sindical de Policía Nacional (ASP) en Fuenlabrada ha emitido un comunicado donde acusan a la delegada del Gobierno en Madrid, la socialista Mercedes González, de “abochornar” a la plantilla de la Comisaría, a la que ni siquiera visitó esta semana, según denuncian.

Y es que González, que presidió la Junta Local de Seguridad de Fuenlabrada, aseguró que con motivos de las fiestas patronales que arrancan este viernes, se iban a movilizar en la ciudad 900 policías nacionales. “La señora Mercedes González ha demostrado no conocer ni preocuparse de qué número de efectivos reales tiene la localidad, ni de en qué estado se encuentra la Comisaría”, exponen.

En este sentido creen que “de haberse interesado habría visitado ‘in situ’ la instalación, pero seguramente no lo haya hecho por sentir vergüenza, ante las deplorables condiciones en las que el Ministerio del Interior tiene estas dependencias”.

Así recuerdan que desde junio no tienen ni vestuarios, ni taquillas; y que los agentes tienen que cambiarse en el servicio, “con el trastorno que ello supone al no ser condiciones dignas ni higiénicas”, además del riesgo de accidente por las obras.

Asimismo, le recuerdan a la delegada del Gobierno en Madrid que “en el mejor de los casos hay unos 600 policías entre la Corporación local y estatal, de los cuales poco más de la mitad se dedican a labores de seguridad ciudadana, cada uno con sus vacaciones, libranzas y demás cometidos”.

ASP acusa a Mercedes González de “hacer propaganda, para que la gente piense que está segura”, y pese a las condiciones de la Comisaría y no ser los efectivos que dijo la delegada, aseguran que se “dejarán la piel” para “minimizar cualquier problema de orden público y delincuencia”.

Finalmente exigen a González que reclame a al Ejecutivo de Pedro Sánchez y al Ministerio dirigido por Fernando Grande-Marlaska, que destine “recursos humanos, materiales y de coordinación, para que de verdad garanticen la seguridad”: