La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha visitado este miércoles Fuenlabrada junto al alcalde, Javier Ayala, y allí ha vuelto a referirse a las amenazas recibidas a través de un sobre con una navaja, y también a las que ha sufrido la presidenta de la Comunidad de Madrid recientemente.

“Condenamos las amenazas recibidas y ayer la propia presidenta sufrió esas amenazas. Yo la mandé mi cariño y afecto, pero creo que tenemos que denunciar esos hechos”. A este respecto, Maroto ha manifestado que “lo que dijo Ayuso sobre restar importancia a estas amenazas no lo comparto”.

En este sentido, la ministra se ha preguntado que “si seguimos su recomendación: ¿una mujer víctima de violencia de género no debería denunciar a su agresor? O un niño víctima de ‘bullying’, ¿no debería denunciarlo? Tenemos que dar ejemplo aquellos que hemos recibido amenazas. Hay que denunciarlas”.

Así Maroto ha insistido en que “no ayuda que la presidenta de la Comunidad de Madrid esté restando importancia a algo que es muy grave, y que a su juicio “provoca que otros que son vulnerables puedan tener miedo para denunciar”.

EFECTO LLAMADA

Sin embargo, sindicatos policiales han alertado en los últimos días que airear públicamente estos hechos puede entorpecer la investigación y provocar efecto llamada. Sobre este extremo, Al Cabo de la Calle ha preguntado a la ministra.

“Fíjese lo que pasa con las víctimas de violencia de género. El hecho de que gente que tiene cierta responsabilidad haya denunciado, ha hecho que otras víctimas vulnerables y que tienen miedo hayan confiado en que la Justicia les iba a proteger”, ha explicado.

Pese a eso, Reyes Maroto ha querido dejar claro que “por supuesto no alentamos a que se desencadene una serie de eventos que haga que lleguen más cartas y amenazas”, pero ha vuelto a insistir en que “los responsables públicos tenemos que dar ejemplo y espero que no haya más balas y navajas y en Madrid se hablen de propuestas. Ahí nos van a encontrar al PSOE”.

Así, la dirigente socialista ha sentenciado que “tenemos que hablar de propuestas, tenemos que bajar el tono de crispación. Los madrileños se merecen que estemos a la altura y hablemos de propuestas”.