El Ministerio de Sanidad y la Comunidad de Madrid mantendrán una reunión bilateral este jueves, 14 de mayo, para analizar la propuesta técnica regional para alcanzar la fase 1 de desescalada, según ha señalado el propio ministro, Salvador Illa, en rueda de prensa.

Illa ha precisado que la propuesta se someterá a consideración técnica y se tomará la decisión en base a criterios epidemiológicos y siempre con un actitud de “prudencia”. La decisión se dará a conocer el viernes por la tarde.

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid trasladará sus informes técnicos al Ejecutivo central este miércoles, tras avanzar este lunes al Ministerio que iba a pedir de nuevo ascender a esta fase de la transición a la nueva normalidad, tras el rechazo de la pasada semana.

Para ello, la Comunidad de Madrid ha elaborado un plan de control y detección de casos de coronavirus, que supone la puesta en marcha equipos multidisciplinares de “rastreadores”, liderados por epidemiólogos, toma de muestras en domicilios, reporte de pruebas PCR en menos de 24 horas y la puesta en marcha de un servicio de llamadas diarias en el ámbito de la Atención Primaria.

También este plan contempla un refuerzo “suficiente” de personal en el área de vigilancia epidemiológica, de cara a la “identificación y contención precoz” de fuentes de contagio, así como el “diagnóstico y aislamiento” de los casos, que incorporará a residentes para esta función.

El Ejecutivo autonómico, que en su primer intento presentó sobre todos datos de bajada de incidencia hospitalaria de la pandemia y la capacidad asistencial de su red sanitaria, comunicó también esta estrategia de control y detección, aunque el Ministerio optó por pedir a la Comunidad, más detalle de su planificación en este campo y consolidar este factor en la Atención Primaria.

Para ello, se remitirá este protocolo específico con detalle de la vigilancia a nivel epidemiológica para descubrir posibles casos de coronavirus y la cadena de contagio. Su capacidad llegará a 15.000 pruebas PCR y el refuerzo en Atención Primaria llegará a 685 efectivos, entre personal sanitario y no sanitario.