SUMMA

Un equipo médico del SUMMA atendió el pasado 26 de enero en Leganés a una mujer de 32 años después de que su hijo de 11 años llamase a Emergencias 112 Comunidad de Madrid para alertar que había sufrido un desmayo y que se encontraba en el suelo.

“Hola, perdona, mi mamá de repente la acabo de escuchar gritar y se ha caído en el suelo y no se qué le pasa”, explicó Mohammed, vecino de Leganés, después de que su madre sufriese un desvanecimiento a las 6.52 de la mañana. Junto a él se encontraba, además, su hermano pequeño, de seis años.

“Esta medio dormida, medio despierta”, señaló el pequeño al gestor, que le calmó y le aseguró que lo estaba haciendo muy bien. Después de una serie de preguntas, Mohammed facilitó la dirección de la vivienda, a la que se desplazaron los sanitarios.

Ya en el domicilio, el equipo médico del SUMMA se encontró con la mujer que, a causa del desmayo, se había golpeado, aunque finalmente fue dada de alta. En el dispositivo participaron además Policía Nacional y Policía Local.

“FUE MUY MADURO Y RESPONSABLE”

El médico que acudió al domicilio apuntaba que el joven se mostró “tranquilo” y demostró ser “muy responsable” y “maduro”.

El médico ha explicado que se activó la ambulancia del SUMMA 112 a su domicilio y que ya de trayecto obtuvieron más datos a raíz de la primera conversación con el operador que atendió al menor.

Concretamente, esta llamada se activó en principio como un caso grave, algo habitual en situaciones con personas inconscientes y sin reacción a estímulos, pero ya en el domicilio vieron “afortunadamente” que su madre había recuperado la consciencia y estaba “un poco mejor”.

Finalmente, se determinó que había sufrido un síncope cuando estaba en su domicilio sola con sus dos hijos.