Justo el último día del cierre del mercado se oficializaba la vuelta al CD Leganés de Miguel Ángel Guerrero. Desde que surgieron los primeros rumores en torno a su posible regreso se disparó la controversia. Su salida hace año y medio con rumbo al Olympiacos tuvo mucho de intempestivo y abrió no pocas heridas entre la hinchada pepinera que el jugador pretende cicatrizar a la mayor brevedad posible.

Este miércoles, el delantero toledano era presentado en sociedad junto a Bryan Gil, otro de los refuerzos invernales, y como era lógico acaparaba la atención. A su lado estaba el director deportivo, Txema Indias, que desde el primer momento ha puesto en valor la decisión del jugador. “Quiero agradecer que esté sentado aquí hoy a pesar del runrun que hubo en su día”, ha subrayado Indias antes de explicar que Guerrero “estaba en Grecia, en un equipo que pelea por ser campeón y tenía a la vista una bonita eliminatoria europea con el Arsenal. Sin embargo”, ha remarcado, “lo ha dejado todo de lado y no le ha importado volver al Leganés. Por eso hay que agradecerle que haya dado el paso y haya sido valiente”.

Las primeras palabras del delantero cedido por Olympiacos han sido para recalcar que “venir al Leganés era mi primera opción a pesar de aquel verano y aquella controversia que hubo. Leganés fue mi casa y crecí junto al Leganés. Me llevé un gran recuerdo y vuelvo con las mismas ganas y más ilusión si cabe”, ha insistido.

Puesto a valorar lo acontecido hace año y medio, ha sostenido que “fue un verano muy confuso. Se exageró la situación más de lo que fue en realidad y se está viendo ahora que hemos llegado a un acuerdo. La relación es buenísima“, ha precisado “y desde la primera vez que pisé Leganés lo he dado todo por esta camiseta. Tenía esa espinita de que la afición no estuviera molesta conmigo”, ha admitido, “y ahora tengo la oportunidad de que vean que vengo comprometido con la causa y para aportar todo lo que pueda”.

BRYAN GIL

Con menos protagonismo que su compañero, por razones obvias, Bryan Gil ha señalado que llega a Leganés “para ayudar al equipo a crecer. Ha confiado en mí y yo he querido confiar en él. Por eso y por la falta de minutos en el Sevilla estoy aquí”, ha explicado el joven jugador de 18 años

“Me sorprendió la actitud de Aguirre conmigo el primer día”, ha reconocido el atacante, que aunque considera que el técnico mexicano “mete mucha caña”, le reconoce que “es muy motivador y me ha transmitido mucha confianza desde el primer día. Entrar en el once lo tiene que decidir él, pero por mi parte lo pondré todo para conseguirlo”, ha apostillado”.