Gripe

La incidencia de la gripe en la Comunidad de Madrid ha superado el umbral epidémico por primera vez en esta temporada en la segunda semana del año, con 91,52 casos por cada 100.000 habitantes, y como es habitual en esta época.

La difusión geográfica de la enfermedad es, por tanto, “epidémica” al superarse la franja marcada de 38 casos por 100.000 habitantes y la intensidad global es “baja”, según indica el último informe de la Red de Médicos Centinela de Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad.

Dicha red está formada por 132 médicos de Atención Primaria que atienden a una población representativa de la Comunidad de Madrid (192.506 habitantes, 3,0% de la población de la región).

VACUNACIÓN

Sanidad ha recordado que la vacunación es la mejor forma de prevenir los efectos negativos del virus de la gripe y que hasta finales de enero se pueden vacunar las personas que forman los grupos de riesgo en los centros de salud de la Comunidad de Madrid: mayores de 60 años, enfermos crónicos, embarazadas y personal sanitario, entre otros colectivos.

También ha subrayado que la llegada de la gripe suele provocar un aumento de la demanda de la asistencia sanitaria por esta enfermedad y otras infecciones respiratorias propias del invierno.

La Comunidad de Madrid contempla habilitar 876 camas hospitalarias en el marco del Plan de Invierno y Gripe 2019-2020 y también reforzará la plantilla con la incorporación de 1.300 profesionales sanitarios, principalmente de Enfermería.

CONSEJOS DE SANIDAD

En este sentido, la Consejería de Sanidad aconseja a los ciudadanos que los Centros de Salud y los Servicios de Urgencias de Atención Primaria son los recursos “fundamentales y prioritarios” a los que acudir, si es necesario, ante los síntomas de la gripe.

Los principales síntomas de gripe son malestar general, dolor de cabeza intenso y muscular, fiebre y accesos de tos. En el caso de contraerla, las recomendaciones son guardar reposo, beber mucho líquido, evitar el consumo de tabaco y alcohol y controlar la fiebre con analgésicos y antitérmicos que le recomiende su médico o farmacéutico.

Para evitar el contagio de la gripe a otras personas hay que cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar con un pañuelo desechable, tirarlo a la papelera y lavarse las manos con agua y jabón.