El pasado viernes el Ayuntamiento de Alcorcón puso en marcha el plan de limpieza y saneamiento de islas ecológicas por barrios, siendo el de Parque Lisboa el primero en beneficiarse de estos trabajadores en los que han participado 70 trabajadores de distintas concejalías. Sin embargo, parece que el esfuerzo de los empleados municipales fue en vano, a tenor de los nuevos actos incívicos que han vuelto a sufrir las islas.

Y es que, un día después de ponerse en marcha el plan, las islas ecológicas amanecieron repletas de basura y colchones, con el agravante de que los contenedores estaban por dentro totalmente vacíos. Así lo denunció la propia ESMASA a través de un video.

“Claro ejemplo de acto incívico en Alcorcón: contenedores vacíos y prefieren tirar las basuras fuera. La colaboración de los usuarios de las islas ecológicas es fundamental para mantener limpia la ciudad”, explicaban desde la empresa municipal.

La recientemente nombrada presidenta de ESMASA, Ana Gómez, también denunció este hecho a través de su perfil oficial en redes. Ya han aparecido nuevos vertidos ilegales en Alcorcón”, decía Gómez, que recordaba que “hasta las 21.30 está prohibido depositarlos”.

Finalmente, la presidenta de ESMASA cargaba contra los cuatro miembros de la oposición del Consejo de Administración de la empresa municipal por no denunciarlo ni apoyar a los trabajadores de ESMASA.