El Festival ‘Amanecer Bailando‘ enfrenta a Alcorcón y Móstoles. Hasta 25.000 personas (según la organización) pasaron por el Festival celebrado este fin de semana en el Parque de Prado Ovejero, ocasionado un nivel de ruido que ha afectado, principalmente, a los vecinos del barrio alcorconero de Fuente Cisneros.

Los ecos del festival siguen coleando días después, ya que la cantidad de basura generada, unido a los decibelios, ha puesto en pie de guerra a los vecinos y también al alcalde Alcorcón, David Pérez, que ya ha anunciado que emprenderá acciones legales contra Móstoles por la celebración del Festival.

“Contra toda lógica y en contra del deseo del Ayuntamiento de Alcorcón se celebró el festival que ha impedido que 4.000 vecinos pudieran dormir. Esto ha sido una barbaridad”, ha dicho Pérez, que ha explicado como el Ayuntamiento de Alcorcón ha tenido que “hacer muchos gastos para poder controlar una situación sobrevenida que nos ha repercutido irresponsablemente y con una falta de respeto institucional el Ayuntamiento de Móstoles“.

Por este motivo, el regidor alfarero ya ha avanzado que se ha procedido a registrar el volumen de sonido y, de acuerdo con los resultados, se tomarán las medidas oportunas. “No se pueden vulnerar así los derechos de los vecinos de Fuente Cisneros“, ha manifestado Pérez.

Un día antes de la celebración de Amanecer Bailando, los técnicos municipales de Alcorcón desaconsejaron la celebración del Festival y el alcalde apuntó que “si se producen daños en el territorio de Alcorcón exigiremos responsabilidades, porque mis vecinos no van a pagar este abuso del municipio vecino”.