La situación de emergencia sanitaria que vive el país también pasa factura al mundo del deporte. El Club Atlético de Pinto concluyó a última hora de este viernes el trámite de solicitud de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), que de ser aceptado entrará en vigor con carácter retroactivo al pasado día 11 del presente mes.

Según explica a través de un comunicado la entidad pinteña, la decisión tomada por unanimidad de la Junta Directiva ha sido solicitar a las autoridades competentes del ministerio de trabajo un ERTE a todos los trabajadores, incluidos jugadores de la primera plantilla. Esta situación llevará a más de una veintena de trabajadores al paro y a otros cuantos a una reducción de jornada que dé cobertura a las necesidades del club durante este periodo.

Desde el club se subraya que esta medida se adopta con el fin de preservar todos los puestos de trabajo y sus retribuciones, ya que de extenderse mucho la situación actual de paralización total la entidad podría caer en una situación de insolvencia que llevaría a situaciones no deseables para una institución histórica que se acerca a los 60 años de historia.

VALORACIONES DESDE LA ENTIDAD

Desde la Junta Directiva se insiste en que “tomamos medidas que sean favorables para todas las partes y por el bien del buen funcionamiento de nuestra entidad y de nuestros trabajadores” indicaba un miembro de la misma.

El presidente, Oscar Garvín, destaca el hecho de que lleven ya varias temporadas trabajando desde la más estricta legalidad en cuanto a la relación laboral entre la entidad y sus trabajadores. “Me siento orgulloso de la decisión que tomamos hace ya más de seis temporadas. Esto permitirá a todos nuestros futbolistas y trabajadores” remarcaba el dirigente rojinegro, “tener una cobertura social, es cierto que competimos en inferioridad de condiciones con muchos clubes de la categoría, pero cuando llegan los momentos importantes y graves en la vida, como estamos viviendo en el día de hoy se ve la importancia de elegir el camino correcto”.