El alcalde de Alcorcón, David Pérez, ha anunciado que su Gobierno llevará al Pleno una propuesta para endurecer las sanciones a quienes utilicen de forma incorrecta las islas ecológicas de la ciudad.

Pérez cree que hay “muchas similitudes” entre la situación que vive actualmente la ciudad y el tiempo en el que transcurrió la huelga de basuras calificada por el Supremo como abusiva. Por lo que considera que hay “una campaña orquestada para que la ciudad no esté limpia, solo por desacreditar y desestabilizar a mi Gobierno”.

Actualmente se sanciona con 200 euros a empresas y particulares que dejan sus basuras fuera del contenedor. La actual presidenta de ESMASA, Ana Gómez, ha informado en este sentido que la semana pasada la Policía Local inspeccionó 100 islas ecológicas e impuso en un día 23 sanciones de este tipo. Por eso ahora, desde el Ejecutivo municipal quieren sancionar más duramente estas situaciones.

Para ello, el Gobierno local necesita el apoyo del resto de grupos políticos de la Corporación. De ahí que el regidor alfarero ha emplazado a la oposición (PSOE, Ciudadanos, IUCM-LV y Ganar Alcorcón) “a condenar estos actos de incivismo y no a aprovecharse de ellos”.

Pérez ha recordado que “algunos trabajadores de ESMASA cobran al mes 2.500 euros, siguen siendo los mismos empleados de siempre y no cuentan con los mismos medios porque muchos se quemaron en aquella huelga”. Si bien ha vuelto a hacer hincapié en que su Gobierno ha llevado a la empresa muncipal la compra de camiones que se incorporarán próximamente al parque móvil.

COLABORACIÓN CIUDADANA

Por otro lado, desde el Ayuntamiento de Alcorcón han vuelto a hacer un llamamiento a los ciudadanos para que denuncien ante la Policía Local si ven que no se utilizan correctamente las islas ecológicas. O llamando también al teléfono 911127092.

“Los vecinos pagan 22 millones de euros a ESMASA para que la ciudad esté limpia y no para que se pliegue a intereses políticos”, ha dicho en este sentido Ana Gómez. Mientras que el alcalde ha expresado que “vamos a tomar las medidas necesarias para limpiar la ciudad. No nos resignamos”, insistiendo en que “la mayor parte de los vecinos de Alcorcón son cívicos y no se merecen que las actitudes de unos pocos ensucien la ciudad”.