El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha recalcado este miércoles que el Gobierno ha establecido el plazo de “dos o tres semanas” para evaluar las medidas impuestas contra el coronavirus, antes de estudiar el confinamiento domiciliario como están pidiendo algunas Comunidades Autónomas.

“Hay margen para la toma de medidas adicionales”, ha apuntado Illa, después de reunirse con todos los consejeros de Sanidad de los gobiernos autonómicos en el Consejo Interterritorial de Salud.

“La conclusión que se ha sacado de la reunión, bajo mi punto de vista, es que hay una estrategia nacional, unos indicadores en base a ellos analizamos el riesgo epidemiológico, donde hay margen y hay que evaluar estas medidas y darse un tiempo de dos o tres semanas”, ha sentenciado Illa.

El ministro ha confirmado que estas dos o tres semanas de plazo son las que recomiendan el director del CCAES, Fernando Simón, su equipo, Salud Pública, Salud Pública de las Comunidades Autónomas y el comité científico que se reúne periódicamente con Simón.

Illa coincide así con el criterio de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que defendía esta semana, que el confinamiento tenía que ser la última solución.

TOQUE DE QUEDA

Otro de los puntos que se ha tratado en la reunión con las autonomías ha sido el toque de queda, que cada Comunidad lo establece en una franja distinta. A este respecto, Illa ha recordado que el estado de alarma recoge que los gobiernos autonómicos tienen la potestad desde el 9 de noviembre para mantener o levantar esta norma.

Según ha explicado, en la reunión algunos consejeros de Salud han manifestado su deseo por continuar con la limitación de movilidad nocturna y otros aún no se han pronunciado. “Tengo confianza en que las Comunidades actuarán con rigor”, ha sentenciado el ministro.